Artículos

James Cropper

James Cropper


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

James Cropper, hijo de Thomas Cropper, un granjero, nació en Winstanley, en 1773. Su familia eran miembros de la Sociedad de Amigos. Dejó su casa a los diecisiete años para trabajar para Rathbone Brothers, en Liverpool. Más tarde estableció su propia casa mercantil, Cropper, Benson & Company.

En 1796 Cropper se casó con Mary Brinsmead. Durante los años siguientes tuvo tres hijos. Tuvieron dos hijos, John y Edward, y una hija, Eliza, que más tarde se casó con Joseph Sturge.

Según su biógrafo, MW Kirby: "Los vínculos comerciales de Cropper eran inicialmente con Irlanda y América del Norte, pero al final de las guerras napoleónicas estaba importando una amplia gama de productos, incluidos textiles y especias de la India y China. Cropper, Benson & Co. también estableció la primera línea de paquetes para transportar correo a América del Norte. La compañía participó en empresas comerciales comunes con Rathbone Brothers, extendiéndose a la propiedad conjunta de los buques ".

James Cropper fue uno de los primeros oponentes de la esclavitud. Apoyó la campaña de algunos miembros de la Cámara de los Comunes, como William Wilberforce, Samuel Romilly, William Dolben, Henry Thornton, Samuel Whitbread, Charles Middleton y William Smith para abolir la trata de esclavos. Para apoyar sus esfuerzos, confeccionó paquetes de azúcar y café de las Indias Orientales y los envió a todos los diputados para demostrar que el trabajo esclavo no era esencial para su cultivo.

Según los términos de la Ley de Abolición del Comercio de Esclavos (1807), los capitanes británicos que fueron sorprendidos continuando con el comercio recibieron una multa de 100 libras esterlinas por cada esclavo que se encontrara a bordo. Sin embargo, esta ley no detuvo la trata de esclavos británica. Si los barcos de esclavos estaban en peligro de ser capturados por la armada británica, los capitanes a menudo reducían las multas que tenían que pagar ordenando que los esclavos fueran arrojados al mar.

Algunas personas involucradas en la campaña contra la trata de esclavos, como James Cropper, argumentaron que la única forma de acabar con el sufrimiento de los esclavos era ilegalizar la esclavitud. William Wilberforce no estaba de acuerdo, creía que en este momento los esclavos no estaban listos para que se les concediera su libertad. Señaló en un panfleto que escribió en 1807 que: "Sería un error emancipar (a los esclavos). Concederles la libertad de inmediato, sería asegurar no solo la ruina de sus amos, sino la suya propia. Deben ( primero) ser entrenados y educados para la libertad ".

Cropper seguía preocupado por las intenciones de quienes se habían opuesto a la legislación contra la trata de esclavos. El 12 de marzo de 1822, escribió a Thomas Clarkson señalando que "sobre la abolición de la trata de esclavos y los esfuerzos del gobierno británico para inducir a otros gobiernos a seguir su ejemplo, existe cierta sospecha de una mezcla de motivos en la parte posterior, tampoco podemos sorprendernos cuando vemos a la Asamblea de Jamaica solicitando al Rey que use su influencia para inducir a otros países a abolirla y al mismo tiempo solicitando contra la introducción de azúcar de las Indias Orientales en este país ".

En 1823 Cropper escribió a Zachary Macaulay sugiriendo la formación de una nueva sociedad de abolición. Según el autor de La gran farsa de la abolición: la verdadera historia del fin de la trata de esclavos británica (2005): "Su estrategia ante todo sería obtener información sobre el estado de la esclavitud en las colonias británicas y extranjeras en las Indias Occidentales y en América del Norte y del Sur, con el fin de probar el argumento de que la mano de obra libre es más barata que la mano de obra esclava pero que el gasto del cultivo también se reduciría si se mejorara el trato duro de los esclavos ".

Más tarde ese año, Thomas Clarkson, Joseph Sturge, Thomas Fowell Buxton, William Allen y Zachary Macaulay para formar la Sociedad para la Mitigación y la Abolición Gradual de la Esclavitud. Clarkson acordó tomar la carretera nuevamente para resucitar la vieja red de abolición de unos 70 organismos locales y establecer otros nuevos. Cropper le ofreció a Clarkson 500 libras esterlinas para pagar la campaña.

En su libro, La gran mentira blanca (1973), Jack Gratus sostiene que: "El plan era dividir el país en distritos y enviar un conferenciante a cada uno, armado con hechos e información sobre la esclavitud y animado por el entusiasmo de convertir a nuevas audiencias en todo el país a la emancipación. Los cuáqueros aceptaron la idea de inmediato y Cropper adelantó £ 500 de su propio bolsillo. El próspero cuáquero de Birmingham, Joseph Sturge, que iba a desempeñar un papel tan importante en la historia posterior de la emancipación, anticipó £ 250. Wilberforce dio £ 20 y James Stephen diez guineas ".

En la conferencia de mayo de 1830, la Sociedad para la Mitigación y la Abolición Gradual de la Esclavitud acordó eliminar las palabras "abolición gradual" de su título. También acordó apoyar el plan de Sarah Wedgwood para una nueva campaña para lograr la abolición inmediata. Al año siguiente, la Sociedad contra la Esclavitud presentó una petición a la Cámara de los Comunes pidiendo la "liberación inmediata de los hijos recién nacidos de esclavos".

Cropper también fue un partidario de la industria ferroviaria. Se convirtió en director de Liverpool and Manchester Railway Company. Después de varios años de debate, el Parlamento dio permiso para que se construyera el ferrocarril Manchester & Liverpool en 1826. George Stephenson se enfrentó a una gran cantidad de serios problemas de ingeniería. Esto incluyó cruzar la turbera inestable de Chat Moss, un viaducto de nueve arcos a través del Valle de Sankey y un corte de roca de dos millas de largo en Olive Mount.

El ferrocarril Liverpool & Manchester tenía 31 millas de largo y consistía en una doble línea de rieles del tipo vientre de pez y colocados sobre durmientes de piedra o madera. Los trenes de pasajeros comenzaron en la estación Crown Street en Liverpool y después de pasar Moorish Arch en Edge Hill terminaron en Water Street en Manchester. El ferrocarril se inauguró el 15 de septiembre de 1830. Fue un gran éxito. En 1831 la empresa transportó 445.047 pasajeros. Los recibos fueron de £ 155,702 con ganancias de £ 71,098.

En 1831 Cropper y su yerno, Joseph Sturge, formaron Young England Abolitionists, un grupo de presión dentro de la Sociedad para la Abolición de la Esclavitud, que hizo campaña a favor de una nueva ley del Parlamento. Se distinguió de otros grupos contra la esclavitud por sus argumentos incondicionales y sus vigorosas tácticas de campaña. Peter Archer ha argumentado que dirigieron "sus actividades mucho más en la dirección de formar la opinión de las masas".

La Ley de Abolición de la Esclavitud se aprobó el 28 de agosto de 1833. Cropper se sintió decepcionado por la medida que concedía una compensación a los propietarios de esclavos y sustituía la esclavitud por un sistema temporal de aprendizaje no remunerado. Sturge visitó las Indias Occidentales (noviembre de 1836 a abril de 1837) donde reunió pruebas para demostrar los defectos de la legislación. A su regreso, publicó The West Indies en 1837 y prestó testimonio durante siete días ante un comité de la Cámara de los Comunes. Como resultado de su campaña en 1838, se terminó el sistema de aprendizaje.

Según otro biógrafo de Cropper: "Aunque la familia era muy rica, daban poca importancia a los bienes materiales y seguían una forma de vida relativamente simple. De hecho, el tema del dinero nunca surgió en la familia Cropper. Su principal interés residía en liderar una buena vida cristiana que implicaba compartir su buena fortuna con sus hermanos más pobres. Se hicieron ampliamente conocidos como una importante fuerza caritativa en Liverpool ... Cada año, la familia entretenía a los niños del barco escuela Akbar en Dingle Bank, donde se organizaban los juegos y ofrecieron golosinas. También establecieron una escuela destartalada que impartía enseñanza en educación moral y primaria a los niños pobres ".

James Cropper murió el 26 de febrero de 1840.


Lo mejor de los británicos: James Cropper

Burneside Mill: James Cropper fundó el molino que lleva su nombre en 1845

Ha habido un molino en Burneside en el Distrito de los Lagos desde el siglo XIII. A principios de la década de 1200, se construyó una carrera de molinos en el río Kent para hacer funcionar un molino de agua para moler maíz para la mansión local. Pronto se le unió un molino de hoz, un batán (martillando lana cruda para limpiarlo), y más tarde hubo un molino textil *. Luego, hace 192 años en 1828, comenzó la producción de papel en el sitio. Unos años más tarde, en 1845, James Cropper fundó la fábrica que aún lleva su nombre y desde entonces ha sido atendida por seis generaciones de su familia: Mark Cropper es actualmente el presidente.

En la actualidad, James Cropper PLC comprende tres empresas independientes que venden a nivel internacional: James Cropper Paper, Colourform (embalaje de fibra moldeada) y Technical Fiber Products (materiales no tejidos avanzados para su uso en la industria aeroespacial, defensa, pilas de combustible, compuestos, automoción y construcción). Es importante en la sostenibilidad de las materias primas, el agua y la energía y ha desarrollado un innovador sistema de reciclaje de vasos de papel llamado CupCycling.

La compañía pone gran énfasis en su posición en la comunidad local, así como en la sostenibilidad, ambos resumidos por su apoyo al Burneside Community Energy Scheme, introducido en 2013 para poner en marcha dos proyectos de energía sostenible que generan electricidad hidroeléctrica y solar.

La ciudad más cercana es Kendal, a unos 3 km. "Toda la fabricación de papel se lleva a cabo en Burneside", dice el director gerente Steve Adams. “Contamos con soporte de ventas en el terreno en Europa, Asia y América del Norte, y soporte técnico desde nuestra oficina central. Más de la mitad de la producción se exporta, dice. "En todo el grupo, el 43% de las ventas se generan en el Reino Unido, el 23% en Europa, el 24% en América, el 8% en Asia, el 1% en Australasia y el 1% restante en el resto del mundo". En el año hasta marzo de 2019, la facturación fue de 101,1 millones de libras esterlinas.

Papeles premium

James Cropper Paper fabrica papeles de primera calidad que se utilizan para productos de alta gama, como bolsas de papel para la compra (como Selfridges y Burberry), artículos de papelería de alta calidad o tableros para montar imágenes. Sus papeles estándar incluyen la Colección Mill (mantenida como existencias de hojas de almacén) y las gamas Made To Order, que van a los comerciantes de papel, impresores y convertidores para su uso en aplicaciones de arte, fotografía, publicación e impresión creativa en color. Las opciones a medida para los clientes incluyen Tailor Made (papeles desarrollados bajo pedido) y Private Label (para que los comerciantes vendan como sus propias marcas). Se crean más de 1.000 nuevos papeles a medida en un año normal.

Tiene especial experiencia en papeles de colores. Todo el mundo estará familiarizado con uno de estos: desde 1976, James Cropper ha producido papel rojo para la campaña benéfica anual Poppy Appeal de la Royal British Legion. En 2018, el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial, la fábrica produjo 250 km de papel rojo para 40 millones de amapolas de papel, ensamblado por ex personal de servicio en la propia fábrica de amapolas de RBL en Richmond, Surrey.

Una de las razones por las que James Cropper ha durado tanto es que se ha movido con los tiempos. En los últimos años, a medida que las preocupaciones sobre los plásticos cobraron impulso, la fábrica obtuvo una cobertura de los medios favorable por su tecnología única "CupCycling" para reciclar vasos desechables de papel recubiertos de plástico para bebidas. Estos se habían enviado previamente al vertedero porque no había una forma económica de separar el revestimiento de polietileno del papel. En 2013, la empresa desarrolló una planta dedicada a eliminar el plástico y reutilizar la fibra a escala comercial.

Trabajando con minoristas como McDonald's y Costa, James Cropper ha implementado la infraestructura necesaria para recolectar productos de desecho de un solo uso y transformarlos en papeles y empaques para marcas como Selfridges y Lush. Hasta ahora, se han procesado más de 120 millones de tazas de café y hay capacidad para reciclar 500 millones de tazas por año.

El grupo ahora está explorando el futuro de los envases sin plástico y ha lanzado su línea de productos de fibra moldeada Colourform. “Existe para reconciliar la necesidad de envases sostenibles sin plástico con el deseo de una estética premium y personalizada”, dice el CEO Phil Wild.

Poder de agua pura

La fabricación de papel y cartón necesita mucha agua, y el objetivo de los 800 años de historia industrial de Burneside es que hay mucha. “Nuestra fuente de agua, el río Kent, se origina en un manantial en las colinas del Distrito de los Lagos que desemboca en el embalse de Kentmere situado en la cabecera de la captación de agua”, dice Adams. “Toda el agua dulce extraída del río se conserva mediante los sistemas de recuperación de agua en las máquinas y nuestras inversiones en ahorro de agua han sido certificadas como tecnologías de uso eficiente del agua por Defra. El río está clasificado como Sitio de Especial Interés Científico ya que alberga una población creciente de cangrejos de río y mejillones de agua dulce, ambos indicadores de la pureza del agua.

"Nuestro enfoque está en la eficiencia en el uso del agua y en maximizar el retorno de agua limpia y segura a la cuenca de captación; por lo general, el 91% se devuelve limpio al río aguas abajo del molino".

El río también proporciona energía hidroeléctrica que satisface algunas de las necesidades de energía del molino, lo que recuerda a los primeros tiempos del sitio como molino de agua. “Desde 2013, la planta ha agregado instalaciones de energía solar y hidroeléctrica bajo un programa de energía comunitaria, cuyas ganancias benefician proyectos ambientales y sociales en nuestra parroquia local de Burneside”, dice Adams. El plan hidroeléctrico es un proyecto de 100 kW en Kent. Es un esquema de baja cabeza que usa un tornillo de Arquímedes apto para peces como turbina. James Cropper se compromete a comprar la electricidad a un precio garantizado.

En 2015, el programa comunitario se amplió a 250 kW de paneles solares, que ahora cubren un buen número de los muchos techos del gran complejo de la fábrica.

Expansión del sitio

Con los años, el sitio de producción se ha expandido. La papelera cuenta con cuatro máquinas papeleras y capacidad de acabado para laminado, gofrado, barnizado y laminado. La división de fibra técnica cuenta con tres máquinas de producción y está en marcha un plan de expansión para instalar una cuarta línea. La división de fibras moldeadas, Colourform, tiene seis líneas de producción.

Un laboratorio técnico para I + D está ubicado en la antigua escuela del pueblo a la entrada del sitio y otras instalaciones de apoyo en el sitio incluyen logística de almacenamiento, incluida la propia flota de vehículos de James Cropper para entregas en el Reino Unido.

Además de la energía sostenible, la fábrica pone mucho énfasis en el uso de fibra sostenible como materia prima. Para la madera, dice Adams, "utilizamos materias primas de bosques gestionados en Suecia, Finlandia, los Estados bálticos y Portugal, que están certificados para la cadena de custodia FSC o PEFC". Además, “una cantidad muy pequeña de fibra de algodón, la forma más pura de celulosa natural, utilizada para aplicaciones especializadas de archivo y conservación, es un recurso renovable anual de los Estados Unidos”.

Otras materias primas se reciclan. Además de la fibra del proceso CupCycling, también se recicla el papel de oficina usado. Luego están los "residuos postindustriales", principalmente recortes de papel. “Reutilizamos y reciclamos recursos siempre que es posible, no solo nuestros propios desechos, sino también los recortes de conversión del Reino Unido que se recolectan, clasifican y reutilizan en la fabricación de papel”, dice Adams. “El reciclaje de la fibra de fuentes de desechos industriales aprovecha en gran medida el rendimiento del árbol al extender la vida útil de sus fibras”.

Superviviente fuerte

James Cropper no es solo una de las fábricas de papel en funcionamiento continuo más antiguas del Reino Unido, sino que, lamentablemente, es una de las últimas. “El declive de la fabricación de papel británica llegó a un punto crítico a principios de la década de 1980, no solo debido a una recesión internacional, sino también a tasas de interés muy altas”, dice Adams. “Una de las razones por las que James Cropper ha superado esta y otras adversidades a lo largo de los años es la inversión, la modernización y la diversificación continuas. Desde sus primeros años la empresa estuvo a la vanguardia de las nuevas tecnologías, convirtiéndose en una de las primeras papeleras del mundo en fabricar papel de color a partir de los primeros tintes sintéticos.

"Las últimas innovaciones CupCycling y Colourform están impulsadas por un fuerte espíritu de sostenibilidad que siempre ha sido un valor fundamental en el negocio".

Inevitablemente, también tuvimos que preguntar sobre el impacto del bloqueo del Coronavirus. Adams dice: “Seguimos operando, fabricando y distribuyendo productos a nuestros clientes en todo el mundo. Hemos implementado procedimientos de salud y seguridad muy rigurosos que incluyen un estricto distanciamiento social, el uso de PPE y estaciones de desinfección en todo el molino. Además, cualquiera que pueda trabajar desde casa lo está haciendo.

“Por supuesto, hemos visto una reducción en la demanda global global de papel y hemos ajustado nuestra producción en consecuencia, pero estamos viendo señales alentadoras, particularmente en Asia a medida que las empresas comienzan a reabrir”.

Burneside ha tenido mucha historia en los últimos 800 años, incluidas algunas épocas de epidemias, así como revoluciones industriales (los molinos de agua fueron revolucionarios en ambos sentidos en la Edad Media). Por lo tanto, no es de extrañar que la emergencia de hoy no haya detenido las operaciones en James Cropper, gracias a los enormes esfuerzos de todos los involucrados.

Incluso puede ayudar en la lucha: desde 2006 ha fabricado la gama PaperGard de papel antimicrobiano que incorpora iones de plata que matan a los insectos. Aunque el coronavirus no sobrevive mucho tiempo en papel, PaperGard puede ayudar a reducir la contaminación cruzada durante la manipulación. Con una visión a largo plazo, se espera que el coronavirus sea solo otro bache en la larga y distinguida historia de la compañía.

* Para aquellos que estén interesados ​​en la larga historia de las fábricas de Burneside, hay una buena historia en línea de Duncan Hutt, aquí .

PRODUCTOS ESTRELLA

“Nuestros productos personalizados Tailor Made son por lo que somos conocidos y en los que nos destacamos”, dice Adams. “Desarrollamos productos Tailor Made para algunas de las marcas y diseñadores líderes en el mundo, desarrollando materiales únicos. También estamos orgullosos de trabajar con algunos de los principales comerciantes de papel del mundo, creando gamas a medida para ellos en el marco de asociaciones de marcas privadas ".


Escrito en la historia: la carta más larga del mundo y la # 039

Cuando ocho escuelas en Cumbria se propusieron escribir la Carta más larga del mundo durante la Semana Nacional de Papelería 2015, esperaban establecer récords por sus esfuerzos de escritura épicos. Ahora es oficial, con la organización oficial del récord mundial verificando la letra de 290 metros como la letra más larga que se cree que se haya escrito.

Escrita en papel Ambassador, que se usa con más frecuencia para artículos de papelería comercial de alta calidad, invitaciones e informes, la carta fue iniciada por niños de Queen Katherine School, Castle Park School, Vicarage Park, Stramongate Primary School, Ghyllside Primary School, Grayrigg Primary Escuela, la escuela primaria de St Oswald y la escuela primaria de St Thomas, todas locales de la fábrica de James Cropper en Kendal, Lake District. Cada niño dio un paso al frente para decir qué era lo que amaba de su área local, con la carta propuesta para ser parte de la oferta del Parque Nacional del Distrito de los Lagos para el estatus de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En el verano de 2015, James Cropper y el Parque Nacional decidieron que el público debía dar su opinión y la carta se exhibió en Brockhole, el Centro de Visitantes del Distrito de los Lagos, con visitantes de todas las edades invitados a poner la pluma al pie de la letra. A medida que la carta se hizo más extensa, también lo hizo la fuerza del sentimiento de la gente hacia la famosa y hermosa región, que James Cropper llama hogar. Se dejaron muchos mensajes sinceros, aclamando todo, desde el impresionante paisaje hasta la fantástica comida local.

Cuando llegó el momento de medir la carta y poner fin al intento en octubre, Peter Hensman, presidente del Grupo de Trabajo Comercial de la Asociación de Parques Nacionales del Distrito de los Lagos, Tim Tidman, Gerente de Producto en James Cropper Paper y niños de tres de las escuelas participantes se unieron para celebrar el final de un esfuerzo fantástico. Ahora, con la carta verificada como un récord mundial solo unas semanas después de que se completó, el Sr.Hensman y las 25 organizaciones responsables de la candidatura del Distrito de los Lagos para el estatus de Patrimonio Mundial en 2016 utilizarán los tributos para mostrarle al panel de jueces de la UNESCO lo que el región significa para tanta gente.


JAMES CROPPER - 175 ANIVERSARIO

2020 marca 175 años desde que creamos nuestra primera hoja de papel. Ahora mundialmente reconocida por suministrar productos de papel especializados y personalizados para algunas de las marcas y comerciantes más respetados de la industria del papel, es correcto tomarse un momento para celebrar. Estoy seguro de que estará de acuerdo en que todos deberíamos deleitarnos con las buenas noticias ahora mismo.

La orgullosa historia del negocio es palpable a su llegada a nuestro molino en el campo de Cumbria. Está en la arquitectura, la geografía, el sentido de comunidad entre el equipo y la experiencia que proviene de una historia bien establecida de elaboración de hermosos papeles. Pero el mero hecho de tener historia no garantiza la longevidad. Sobrevivir al impacto de eventos mundiales fuera de nuestro control durante casi dos siglos no se trata de mirar al pasado, sino al futuro.

En James Cropper, la innovación es lo que nos impulsa. Fuimos los primeros en fabricar papel a partir de los primeros tintes sintéticos en el Reino Unido. Los primeros en el mundo en reciclar tazas de café usadas. Nuestra división de fibra técnica proporciona materiales esenciales para una celda de combustible de hidrógeno, y nuestro empaque moldeado es una alternativa sostenible al plástico de un solo uso. . Nos aferramos a nuestra creencia de que no podemos permitirnos no invertir en nuevas tecnologías a largo plazo.

Y es por eso que, en medio de una pandemia mundial, hemos seguido impulsando nuestras capacidades. Dado que la higiene es una prioridad para el gobierno, los líderes empresariales y el público por igual, ponemos a prueba nuestros papeles con la tecnología antimicrobiana PaperGard, con resultados favorables. Este producto permite que los productos de papel expuestos a altos volúmenes de contacto se "auto-desinfecten", sin afectar la apariencia o el rendimiento del papel en sí.

También estamos orgullosos de haber lanzado la colección de papeles Rydal Packaging para envases premium. Fundamentalmente, incluye una opción con lo último en fibra reciclada 100% de residuos postconsumo para el creciente número de marcas que buscan demostrar el impacto social y medioambiental positivo de sus productos.

Si bien todos estamos listos para escuchar más buenas noticias, somos realistas sobre el hecho de que nuestro año 175 ha sido y seguirá siendo un desafío. Si bien, por supuesto, podemos aprender de otros momentos clave de nuestra historia, como los devastadores incendios de 1886 y 1903, las guerras mundiales y las caídas de la bolsa, también reconocemos que cada uno es diferente y requiere una respuesta única.

Mirando hacia el futuro, nuestro enfoque estará en cómo crecemos para salir de la situación económica actual de una manera que respete nuestro medio ambiente, las personas y las comunidades como nunca antes.

Es gracias al equipo de James Cropper y al extraordinario esfuerzo realizado en todos los niveles, lo que ha significado que nos mantuvimos abiertos durante 2020.

Pero por ahora, esperamos que se una a nosotros para celebrar y le ofrecemos a usted y al equipo aquí, nuestro más sincero agradecimiento por su parte para traernos aquí.


Dulce innovación como el desperdicio del cacao se transforma.

Una innovación que podría salvar la piel de muchas de las 3,5 millones de toneladas de cacao en grano producidas cada año, convirtiéndolas en papel, ha sido pionera en el fabricante de papel británico. James Cropper, allanando el camino para que millones de barras de chocolate se envuelvan y vendan en el material de su creación.

La cáscara de cacao representa alrededor del 12% de la fruta en sí, lo que hace que la producción de un papel versátil a partir de los restos del proceso de producción de chocolate sea un avance potencialmente significativo para las industrias de alimentos y envases. Una solución de bio-reciclaje que, a diferencia de otros procesos de reciclaje de cacao, no necesita quemar o degradar gradualmente las fibras de la cáscara del cacao, el papel marrón claro acabado utiliza el cacao como colorante natural, evitando la necesidad de tintes artificiales.

Primero preguntado por el fabricante líder mundial de productos de chocolate y cacao de alta calidad, Barry Callebaut, para considerar cómo su responsabilidad ambiental y los procesos de recuperación de residuos podrían mejorarse mediante la revisión de sus empaques, los expertos de la fábrica familiar de 168 años comenzaron una serie de pruebas que pronto los llevarán a su gran avance. Efectivamente, una muestra física de los esfuerzos del fabricante para apoyar el cultivo de cacao sostenible, el papel está ahora en producción y certificado para su uso en la cadena de suministro de alimentos.

Compañeros de las industrias del envasado y la alimentación se apresuraron a felicitar a James Cropper y Barry Callebaut por sus innovaciones, con una nominación en el Luxepack en verde Otorgar y tanto una victoria como una nominación en el 2013 Premios Pro Carton ECMA en toda Europa 2013.

Mark Cropper, presidente de James Cropper, dijo: “Tener la tarea de crear un nuevo producto de papel siempre es emocionante para nuestro equipo de desarrollo de productos, que trabaja en estrecha colaboración con nuestros clientes para garantizar que obtengan la solución de embalaje que necesitan. Crear papel a partir de cáscaras de cacao y obtener la certificación de la industria alimentaria para su uso en el envasado de productos comestibles de todo tipo es un gran logro y es otro ejemplo de cómo James Cropper desarrolla soluciones líderes en la industria para métodos de producción de papel aún más sostenibles ".

El producto terminado, compuesto predominantemente de fibra de celulosa sin blanquear de cultivos sostenibles, presenta un contenido de cáscara de cacao del 10%, y los materiales de desecho del cacao se entregan a la planta en bolsas pulpables, lo que significa que pueden incorporarse al proceso de fabricación de papel sin el necesidad de cualquier procesamiento adicional.

Phil Wild, Director ejecutivo de James Cropper plc. adicional: “La producción de un papel nuevo que reutiliza el material de desecho primario de la industria del cacao y el chocolate refleja hasta dónde podemos impulsar las capacidades de nuestra fábrica de última generación, nuestra experiencia y el papel en sí. El resultado es un producto maravillosamente simple que es totalmente apropiado para su uso previsto, quizás proporcionando un punto de partida para que otras industrias consideren cómo sus materiales de desecho podrían reutilizarse mejor en lugar de eliminarse ".

James Cropper tiene su sede en Lake District, el primer y principal parque nacional de Inglaterra, con una herencia de fabricación de papel que comenzó en 1753. Desde 1845, la empresa ha sido cuidadosamente administrada y alimentada por seis generaciones de la familia Cropper.

Hoy en día, la empresa es reconocida a nivel mundial por sus papeles de embalaje de lujo, que acompañan a muchas de las marcas más exclusivas del mundo, mientras que los principales artistas, galerías y museos del mundo utilizan sus tableros para marcos y archivos junto con su gama de materiales para artistas convencionales. Además de los productos de papel, James Cropper también desarrolla materiales avanzados basados ​​en carbono y otras fibras, que juegan un papel clave en los nuevos enfoques y arquitecturas en los sectores automotriz y aeroespacial.


Nuestros videos

Jugar

James Cropper - Redefiniendo el papel desde 1845

Jugar

De la pulpa al papel

Jugar

El camión de papel de papel hecho de 10,000 pliegues

Jugar

Diccionario de biografía nacional, 1885-1900 / Cropper, James

CULTIVADOR, JAMES (1773-1840), filántropo, hijo de Thomas y Rebecca Cropper (el apellido de soltera de su madre era Winstanley), nació en 1773 en Winstanley en Lancashire, donde su familia había sido durante muchas generaciones 'estadistas'. La familia Cropper había pertenecido al cuerpo cuáquero desde los primeros días de su historia. Su padre pensaba en Cropper para su propio negocio, pero no le gustaban las actividades agrícolas, lo que ofrecía una perspectiva demasiado limitada para un muchacho de su enérgico carácter. A los diecisiete años, por tanto, dejó su hogar y entró como aprendiz en la casa de los hermanos Rathbone, en ese momento los primeros comerciantes estadounidenses en Liverpool. Aquí desarrolló un gran poder comercial y, ascendiendo gradualmente, se convirtió en el fundador de la conocida casa mercantil de Cropper, Benson & amp Co. Sus empresas comerciales prosperaron y adquirió una fortuna considerable, que consideraba un fideicomiso para gastar en la promoción de la ventaja temporal y espiritual de sus semejantes. Se interesó vivamente en muchas empresas religiosas y filantrópicas, pero dedicó principalmente las energías de sus mejores años a la abolición de la esclavitud de los negros en las islas de las Indias Occidentales. En un período muy temprano se lanzó al movimiento del que Wilberforce y Clarkson habían sido los líderes anteriores reconocidos, y en 1821 estaba escribiendo panfletos dirigidos al primero de ellos instando no solo la inhumanidad y la injusticia de la esclavitud de las Indias Occidentales, sino también su descortesía financiera. Los pesados ​​aranceles protectores impuestos al azúcar de las Indias Orientales o de naciones extranjeras, con el fin de mantener los intereses de los propietarios de esclavos de las Indias Occidentales, fueron objeto de sus serios e incesantes ataques, bajo la convicción de que si una vez esta protección artificial fuera eliminada la institución del trabajo esclavo debe caer rápidamente. Pero la emancipación del negro no absorbió todas sus energías. El lamentable estado de la empobrecida población de Irlanda afectó profundamente a Cropper y, en 1824, presentó un plan bien meditado para mejorarlo. No contento con planes en papel, realizó una larga serie de visitas a Irlanda y estableció fábricas de algodón en las que la gente podía obtener un empleo remunerado. Estudió economía política como un asunto completamente práctico, tomó un papel prominente en cada empresa para el avance del comercio de Liverpool y la mejora de su puerto y, con otros, trabajó con incansable industria para la derogación de las órdenes del consejo que, antes a 1811, al restringir el comercio de Inglaterra con América, había infligido un duro golpe al comercio de Liverpool. El éxito acompañó a estos esfuerzos, y el país en general reconoció el valor de sus esfuerzos. Cropper fue uno de los primeros promotores de la comunicación ferroviaria en Inglaterra, y fue uno de los directores más activos del ferrocarril entre Liverpool y Manchester en su primer inicio en 1830. En cumplimiento de sus puntos de vista filantrópicos, en 1833 Cropper decidió iniciar una escuela agrícola industrial. para los niños, y después de una gira prolongada por Alemania y Suiza para obtener información sobre el tema, construyó una escuela y una casa de huérfano en su finca de Fearnhead, cerca de Warrington, junto con una casa para él para poder ejercitarse constantemente. supervisión de la empresa. Aquí residió hasta su muerte, ocupándose principalmente en su escuela. Su pluma, sin embargo, no estaba inactiva, y publicó muchos folletos sobre la condición de las Indias Occidentales, especialmente el sistema de aprendizaje de negros, y sobre las recompensas de azúcar y otros deberes protectores de los que en todas sus formas era un oponente más decidido. Murió en 1841 y fue enterrado en el cementerio de los cuáqueros en Liverpool al lado de su esposa, con quien se había casado en 1796 y que murió dos años antes que él. No monument marks his grave, but the house in which he lived and died at Fearnhead bears the following inscription: ‘In this house lived James Cropper, one, and he not the least, of that small but noble band of christian men who, after years of labour and through much opposition, accomplished the abolition of West Indian slavery and thus having lived the life of the righteous, he died in the full assurance of faith on the 26th of Feby. 1840.’ By his wife, whose maiden name was Mary Brinsmead, he had two sons, John and Edward, who survived him, and one daughter, who married Joseph Sturge [q. v.], the quaker philanthropist of Birmingham, and died in giving birth to her first child.


Catalogue description THE CROPPER FAMILY ARCHIVES

D/CR/1/1 - 34 Estate Deeds, Probates, etc. 1634 - 1902

D/CR/2/1 - 7 Business Papers 1790 - 1838

D/CR/3/1 - 5 Business Correspondence re The Liverpool & Manchester Railway 1825 - 1830

D/CR/4/1 - 5 Anti-Slavery Correspondence of William Wilberforce & Others 1798 - 1829

D/CR/5/1 - 6 Anti-Slavery Correspondence with Zachary MacAuley & Others 1809 - 1833

D/CR/6/1 - 4 Business Papers re William Arrowsmith & Company, Steamillers, Upper Islington, Liverpool 1807 - 1808

D/CR/7/1 - 13 Family Correspondence and Papers 1860 - 1857

D/CR/8/1 - 25 Letters from James Cropper to his daughter Eliza Sturge and/or his son-in-law Joseph Sturge, Birmingham, re Quaker business, etc. 1829 - 1839

D/CR/9/1 - 10 Business Papers re Liverpool Borough Bank 1857 - 1860

D/CR/10/1 - 71 Letter Book [Including selected transcripts] 1791 - 1854

D/CR/11/1 - 83 Letter Book 1790 - 1840

D/CR/12/1 - 41 Anti-Slavery Album c.1820 - 1832

D/CR/13/1 Anti-Slavery Newscuttings 1824 - 1826

D/CR/14/1 - 8 Miscellaneous 1797 - 1926

D/CR/15/1 - 17c Photographs of Dingle Bank (by John Mills mostly from original paintings, drawings, etc.) 1824 - 1950

D/CR/16/1 - 25 History File, Cropper Articles, etc. 1631 - 1973

The collection has never been fully listed until this present catalogue, but this reflects it's original arrangement.

A number of useful articles relating to the history of the Croppers may be found in section 16 of the collection.

The below books are out of print but are available in the Maritime Archives & Library.

Conybeare, F. Dingle Bank-The Home of the Croppers (A history of the family and their home, written by a family member.), W. Heffer & Sons, Cambridge, 1925.

Cropper, A. Extracts from letters of the late James Cropper transcribed for his grandchildren by their very affectionate mother and aunt, privately printed.

Cropper family of Liverpool

A copy of the microfilm is available in the searchroom. Due to the fragile condition of many of the items in this collection, we request searchers to use the microfilms. Please consult the archivists if you need to see the original documents.

The collection was deposited on loan by James Cropper in 1983.

Such is the importance of this collection for the history of the Anti-Slavery movement that it has been microfilmed as part of a commercial publication: Abolition & Emancipation by Adam Matthews Publications.

Transcripts of some of the most interesting correspondence have been produced and are available as part of this catalogue.

The Cropper family were well known in Liverpool throughout the nineteenth century, especially for their charitable and philanthropic work. James Cropper (1773-1840) was brought up near Ormskirk, the son of a yeoman father. In 1790, he became an apprentice with the merchant partnership of Rathbone and Benson. In 1799, he joined Robert Benson as a shipowner to form Cropper, Benson & Co., and they became agents for the Black Ball Line of pioneering transatlantic sailing packets.

The Croppers were members of the Society of Friends (Quakers), and their relationships with fellow Quakers was largely responsible for the connection between Cropper, Benson & Co. and their counterparts in New York, Jeremiah Thompson and Benjamin Marshall, the founders of the Black Ball Line. In January 1818 this firm initiated the running of a shipping line, which for the first time in history, ran on a fixed route, with or without a full cargo, from each place (Liverpool or New York) on a certain day every month, according to the terms of its advertisement. Thompson and Marshall imported vast quantities of cloth from England, in return for exports of large quantities of raw cotton to Liverpool. However, despite being described as the U.S.A.'s largest shipowner and cotton dealer, the firm failed in 1827 because of imitation by rival lines in New York, Boston and Philadelphia.

Cropper, Benson, however, continued to prosper, and the Cropper family were able to devote their time to social issues, especially the campaign for the abolition of slavery. The collection contains a wealth of anti-slavery material ranging from correspondence with leading figures in the Abolition, such as William Wilberforce and Thomas Clarkson, to pamphlets written by James Cropper on the evils of slavery. For example, he made up parcels of sugar and coffee from the East Indies and sent them to every M.P. to show that slave labour was not essential to their cultivation. The best crockery in the Cropper household was decorated with the picture of a slave in irons with the mottoes: "Alas my poor brother" and "Am I not a man and brother". James Cropper was also particularly concerned with the economic conditions in Ireland, visiting the country in 1824 and making representations to the Government and persons of influence concerning the development of its trade and industry. He was also interested in the reformation of young offenders, setting up a farm school at Fearnhead, near Warrington. His son, John (1797-1874) continued his involvement in this work, entertaining the boys from the reformatory ship Akbar at the family home, Dingle Bank, and continuing the anti-slavery campaign on an international level. Harriet Beecher Stowe (authoress of Uncle Tom's Cabin) was entertained at Dingle Bank, when she visited Britain in 1853.

The Dingle Bank estate was leased from the Yates family by James Cropper in 1823, and he built three houses, one for himself, and one for each of his sons, John and Edward (b.1799). The estate covered thirty acres, about two miles south of Liverpool on the banks of the River Mersey, and was of outstanding natural beauty. Isabella Wakefield, Edward's first wife, was an amateur landscape gardener and made Dingle Bank's grounds even more beautiful by creating a one-mile walk around the property lined with Japanese looking trees and plants, and arbours with seats overlooking the river. Unfortunately, although a large family, a number of the Croppers were to die prematurely, Isabella herself died tragically young, as did Edward's second wife, Margaret (the daughter of the anti-slavery campaigner, Zachary Macaulay) and their son Charles. James' daughter, Eliza, was also to die young and there are a large number of letters from James Cropper to Eliza and/or her husband Joseph Sturge concerning family news, business affairs, and their Quaker faith. The Croppers were a leading Quaker family, and tended to marry into families with similar beliefs to their own. Both Isabella and Anne Wakefield, who married Edward and John respectively came from ardent Quaker families. However, much to Anne's displeasure, four of her daughters were to marry ministers of the Church of England. The collection contains a wealth of their letters containing great detail about their life at Dingle Bank. Perhaps, the most charming are those written by James' young grandson, also called James (1823-1900) to his parents, brothers and sisters, and grandparents at Dingle Bank.

The last members of the Cropper family left Dingle Bank in 1920 when the Mersey Docks & Harbour Board terminated the lease, and it became the site of a Shell oil storage installation.


Catalogue description THE CROPPER FAMILY ARCHIVES

D/CR/1/1 - 34 Estate Deeds, Probates, etc. 1634 - 1902

D/CR/2/1 - 7 Business Papers 1790 - 1838

D/CR/3/1 - 5 Business Correspondence re The Liverpool & Manchester Railway 1825 - 1830

D/CR/4/1 - 5 Anti-Slavery Correspondence of William Wilberforce & Others 1798 - 1829

D/CR/5/1 - 6 Anti-Slavery Correspondence with Zachary MacAuley & Others 1809 - 1833

D/CR/6/1 - 4 Business Papers re William Arrowsmith & Company, Steamillers, Upper Islington, Liverpool 1807 - 1808

D/CR/7/1 - 13 Family Correspondence and Papers 1860 - 1857

D/CR/8/1 - 25 Letters from James Cropper to his daughter Eliza Sturge and/or his son-in-law Joseph Sturge, Birmingham, re Quaker business, etc. 1829 - 1839

D/CR/9/1 - 10 Business Papers re Liverpool Borough Bank 1857 - 1860

D/CR/10/1 - 71 Letter Book [Including selected transcripts] 1791 - 1854

D/CR/11/1 - 83 Letter Book 1790 - 1840

D/CR/12/1 - 41 Anti-Slavery Album c.1820 - 1832

D/CR/13/1 Anti-Slavery Newscuttings 1824 - 1826

D/CR/14/1 - 8 Miscellaneous 1797 - 1926

D/CR/15/1 - 17c Photographs of Dingle Bank (by John Mills mostly from original paintings, drawings, etc.) 1824 - 1950

D/CR/16/1 - 25 History File, Cropper Articles, etc. 1631 - 1973

The collection has never been fully listed until this present catalogue, but this reflects it's original arrangement.

A number of useful articles relating to the history of the Croppers may be found in section 16 of the collection.

The below books are out of print but are available in the Maritime Archives & Library.

Conybeare, F. Dingle Bank-The Home of the Croppers (A history of the family and their home, written by a family member.), W. Heffer & Sons, Cambridge, 1925.

Cropper, A. Extracts from letters of the late James Cropper transcribed for his grandchildren by their very affectionate mother and aunt, privately printed.

Cropper family of Liverpool

A copy of the microfilm is available in the searchroom. Due to the fragile condition of many of the items in this collection, we request searchers to use the microfilms. Please consult the archivists if you need to see the original documents.

The collection was deposited on loan by James Cropper in 1983.

Such is the importance of this collection for the history of the Anti-Slavery movement that it has been microfilmed as part of a commercial publication: Abolition & Emancipation by Adam Matthews Publications.

Transcripts of some of the most interesting correspondence have been produced and are available as part of this catalogue.

The Cropper family were well known in Liverpool throughout the nineteenth century, especially for their charitable and philanthropic work. James Cropper (1773-1840) was brought up near Ormskirk, the son of a yeoman father. In 1790, he became an apprentice with the merchant partnership of Rathbone and Benson. In 1799, he joined Robert Benson as a shipowner to form Cropper, Benson & Co., and they became agents for the Black Ball Line of pioneering transatlantic sailing packets.

The Croppers were members of the Society of Friends (Quakers), and their relationships with fellow Quakers was largely responsible for the connection between Cropper, Benson & Co. and their counterparts in New York, Jeremiah Thompson and Benjamin Marshall, the founders of the Black Ball Line. In January 1818 this firm initiated the running of a shipping line, which for the first time in history, ran on a fixed route, with or without a full cargo, from each place (Liverpool or New York) on a certain day every month, according to the terms of its advertisement. Thompson and Marshall imported vast quantities of cloth from England, in return for exports of large quantities of raw cotton to Liverpool. However, despite being described as the U.S.A.'s largest shipowner and cotton dealer, the firm failed in 1827 because of imitation by rival lines in New York, Boston and Philadelphia.

Cropper, Benson, however, continued to prosper, and the Cropper family were able to devote their time to social issues, especially the campaign for the abolition of slavery. The collection contains a wealth of anti-slavery material ranging from correspondence with leading figures in the Abolition, such as William Wilberforce and Thomas Clarkson, to pamphlets written by James Cropper on the evils of slavery. For example, he made up parcels of sugar and coffee from the East Indies and sent them to every M.P. to show that slave labour was not essential to their cultivation. The best crockery in the Cropper household was decorated with the picture of a slave in irons with the mottoes: "Alas my poor brother" and "Am I not a man and brother". James Cropper was also particularly concerned with the economic conditions in Ireland, visiting the country in 1824 and making representations to the Government and persons of influence concerning the development of its trade and industry. He was also interested in the reformation of young offenders, setting up a farm school at Fearnhead, near Warrington. His son, John (1797-1874) continued his involvement in this work, entertaining the boys from the reformatory ship Akbar at the family home, Dingle Bank, and continuing the anti-slavery campaign on an international level. Harriet Beecher Stowe (authoress of Uncle Tom's Cabin) was entertained at Dingle Bank, when she visited Britain in 1853.

The Dingle Bank estate was leased from the Yates family by James Cropper in 1823, and he built three houses, one for himself, and one for each of his sons, John and Edward (b.1799). The estate covered thirty acres, about two miles south of Liverpool on the banks of the River Mersey, and was of outstanding natural beauty. Isabella Wakefield, Edward's first wife, was an amateur landscape gardener and made Dingle Bank's grounds even more beautiful by creating a one-mile walk around the property lined with Japanese looking trees and plants, and arbours with seats overlooking the river. Unfortunately, although a large family, a number of the Croppers were to die prematurely, Isabella herself died tragically young, as did Edward's second wife, Margaret (the daughter of the anti-slavery campaigner, Zachary Macaulay) and their son Charles. James' daughter, Eliza, was also to die young and there are a large number of letters from James Cropper to Eliza and/or her husband Joseph Sturge concerning family news, business affairs, and their Quaker faith. The Croppers were a leading Quaker family, and tended to marry into families with similar beliefs to their own. Both Isabella and Anne Wakefield, who married Edward and John respectively came from ardent Quaker families. However, much to Anne's displeasure, four of her daughters were to marry ministers of the Church of England. The collection contains a wealth of their letters containing great detail about their life at Dingle Bank. Perhaps, the most charming are those written by James' young grandson, also called James (1823-1900) to his parents, brothers and sisters, and grandparents at Dingle Bank.

The last members of the Cropper family left Dingle Bank in 1920 when the Mersey Docks & Harbour Board terminated the lease, and it became the site of a Shell oil storage installation.


Here's Why James Cropper (LON:CRPR) Can Manage Its Debt Responsibly

Legendary fund manager Li Lu (who Charlie Munger backed) once said, 'The biggest investment risk is not the volatility of prices, but whether you will suffer a permanent loss of capital.' It's only natural to consider a company's balance sheet when you examine how risky it is, since debt is often involved when a business collapses. We note that James Cropper PLC (LON:CRPR) does have debt on its balance sheet. But is this debt a concern to shareholders?

What Risk Does Debt Bring?

Debt is a tool to help businesses grow, but if a business is incapable of paying off its lenders, then it exists at their mercy. Part and parcel of capitalism is the process of 'creative destruction' where failed businesses are mercilessly liquidated by their bankers. However, a more frequent (but still costly) occurrence is where a company must issue shares at bargain-basement prices, permanently diluting shareholders, just to shore up its balance sheet. Of course, debt can be an important tool in businesses, particularly capital heavy businesses. The first step when considering a company's debt levels is to consider its cash and debt together.

How Much Debt Does James Cropper Carry?

The chart below, which you can click on for greater detail, shows that James Cropper had UK£10.8m in debt in September 2020 about the same as the year before. However, it does have UK£11.1m in cash offsetting this, leading to net cash of UK£250.0k.

How Strong Is James Cropper's Balance Sheet?

Zooming in on the latest balance sheet data, we can see that James Cropper had liabilities of UK£25.2m due within 12 months and liabilities of UK£31.8m due beyond that. On the other hand, it had cash of UK£11.1m and UK£20.0m worth of receivables due within a year. So it has liabilities totalling UK£26.0m more than its cash and near-term receivables, combined.

While this might seem like a lot, it is not so bad since James Cropper has a market capitalization of UK£105.1m, and so it could probably strengthen its balance sheet by raising capital if it needed to. But it's clear that we should definitely closely examine whether it can manage its debt without dilution. Despite its noteworthy liabilities, James Cropper boasts net cash, so it's fair to say it does not have a heavy debt load!

And we also note warmly that James Cropper grew its EBIT by 18% last year, making its debt load easier to handle. The balance sheet is clearly the area to focus on when you are analysing debt. But ultimately the future profitability of the business will decide if James Cropper can strengthen its balance sheet over time. So if you're focused on the future you can check out this gratis report showing analyst profit forecasts.

Finally, while the tax-man may adore accounting profits, lenders only accept cold hard cash. While James Cropper has net cash on its balance sheet, it's still worth taking a look at its ability to convert earnings before interest and tax (EBIT) to free cash flow, to help us understand how quickly it is building (or eroding) that cash balance. During the last three years, James Cropper produced sturdy free cash flow equating to 71% of its EBIT, about what we'd expect. This cold hard cash means it can reduce its debt when it wants to.

Summing up

While James Cropper does have more liabilities than liquid assets, it also has net cash of UK£250.0k. The cherry on top was that in converted 71% of that EBIT to free cash flow, bringing in UK£10m. So is James Cropper's debt a risk? It doesn't seem so to us. The balance sheet is clearly the area to focus on when you are analysing debt. However, not all investment risk resides within the balance sheet - far from it. For example, we've discovered 1 warning sign for James Cropper that you should be aware of before investing here.

Of course, if you're the type of investor who prefers buying stocks without the burden of debt, then don't hesitate to discover our exclusive list of net cash growth stocks, today.

This article by Simply Wall St is general in nature. It does not constitute a recommendation to buy or sell any stock, and does not take account of your objectives, or your financial situation. We aim to bring you long-term focused analysis driven by fundamental data. Note that our analysis may not factor in the latest price-sensitive company announcements or qualitative material. Simply Wall St has no position in any stocks mentioned.


Ver el vídeo: Vanguard from James Cropper NEW for 2021 (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Uilleam

    Es una pieza valiosa

  2. Kazracage

    Bravo, la magnífica idea y es oportuno

  3. Akinot

    Lo siento, pero creo que estás equivocado. Estoy seguro. Puedo defender mi posición. Envíeme un correo electrónico a PM, hablaremos.

  4. Kajikree

    Acepto con gusto.



Escribe un mensaje