Artículos

Historia de Qatar - Historia

Historia de Qatar - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

KATAR

Originalmente gobernado como parte de Bahrein, Qatar se convirtió en un protectorado británico informal en 1868. Sin embargo, desde 1872 hasta 1916, los jeques de Qatar fueron controlados en gran medida por el Imperio Otomano y no fue hasta 1916 que Qatar fue declarado protectorado británico formal. Los británicos se retiraron del área en 1971 y Qatar hizo algunos intentos de unirse a los Emiratos Árabes Unidos. Esto no sirvió de nada y el país decidió independizarse a partir del 3 de septiembre de 1971. La economía sana de Qatar se basa en las reservas de petróleo, los vastos suministros de gas natural, el suministro de servicios de transporte marítimo y la banca.


Historia

La ocupación humana de la península de Qatar se remonta a 50.000 años atrás, cuando pequeños grupos de habitantes de la Edad de Piedra construyeron campamentos costeros, asentamientos y sitios para trabajar el pedernal, según evidencias arqueológicas.

Otros hallazgos han incluido cerámica de la cultura Al Ubaid de Mesopotamia y el norte de Arabia (ca. 5000 a.C.), grabados rupestres, túmulos funerarios y una gran ciudad que data de aproximadamente 500 a.C. en Wusail, veinte kilómetros al norte de Doha. La península de Qatar estaba lo suficientemente cerca de la civilización Dilmun (ca. 4000 a 2000 a.C.) en Bahrein para haber sentido su influencia.

La península se utilizó casi continuamente como pastizales para las tribus nómadas de las regiones de Najd y Al Hasa en Arabia Saudita, con campamentos estacionales alrededor de las fuentes de agua. Además, se establecieron asentamientos de pesca y pesca de perlas en aquellas partes de la costa cercanas a un pozo importante.

La península de Qatar estuvo bajo el dominio de varias grandes potencias a lo largo de los siglos. La era abasí (750-1258) vio el surgimiento de varios asentamientos, incluido Murwab. [Cita requerida] Los portugueses gobernaron desde 1517 hasta 1538, cuando perdieron ante los otomanos. [Cita requerida] En el 1732, Al Bin Ali an Off-Shoot de la tribu Bani Utbah emigró de Kuwait y regresó a su domicilio original, Zubarah, ubicado en la costa norte y oeste de Qatar. Después de esta migración, los Al Bin Ali estaban muy cerca de los ricos bancos de ostras. Después de la ocupación persa de Basora en 1777, muchos comerciantes y familias se trasladaron de Basora y Kuwait a Zubarah. Después de este movimiento, Zubarah se convirtió en un próspero centro de comercio y obtención de perlas en la región del Golfo Pérsico.

Hasta finales del siglo XVIII, las principales ciudades estaban en la costa este (Al Huwayla, Fuwayrit y Al Bida) y la ciudad moderna de Doha se desarrolló alrededor de la mayor de ellas, Al Bida. La población estaba formada por árabes nómadas y asentados y una proporción significativa de esclavos traídos originalmente de África Oriental.

La batalla de Zubarah tuvo lugar en el año 1782 entre Al Bin Ali de la Tribu Bani Utbah y el Ejército de Nasr Al-Madhkur Gobernante de Bahrein y Bushire.

En respuesta a los ataques a Zubarah por Nasr Al-Madhkur, quien gobernó Bahrein y Bushehr en Persia, Bani Utbah Al Bin Ali liberó Bahrein de los persas en 1783.

Después de la Liberación de Bahrein de Al Bin Ali en 1783, diferentes familias y tribus árabes, en su mayoría de Qatar, se trasladaron a Bahrein para establecerse allí. Estas familias y tribus eran Al-Ma & # 8217awdah, Al-Fadhil, Al-Mannai, Al-Noaimi, Al-Sulaiti, Al-Sadah, Al-Thawadi y otras familias y tribus. La mayoría de estas tribus se establecieron en Muharraq, la capital de Bahrein y el centro del poder en ese momento.

A principios del siglo XIX, el continuo y sangriento conflicto involucró no solo a Al Khalifa, Al Jalahima y a los iraníes, sino también a los omaníes bajo Sayyid Said ibn Sultan Al Said, los nacientes wahabíes de Arabia y los otomanos. El período también vio el aumento del poder británico en el Golfo Pérsico como resultado de sus crecientes intereses en la India. El deseo de Gran Bretaña de un paso seguro para los barcos de la Compañía de las Indias Orientales lo llevó a imponer su propio orden en el Golfo Pérsico. El Tratado Marítimo General de 1820 entre la Compañía de las Indias Orientales y los jeques de la zona costera, que se conoció como la Costa Trucial debido a la serie de tratados entre los jeques y los británicos, fue una forma de garantizar un paso seguro. El acuerdo reconocía la autoridad británica en el Golfo Pérsico y buscaba acabar con la piratería y el secuestro de esclavos. Bahrein también se convirtió en parte del tratado, y los británicos y los bahreiníes asumieron que Qatar, como dependencia, también era parte en él.

Pero cuando, como castigo por la piratería, un barco de la Compañía de las Indias Orientales bombardeó Doha en 1821, destruyendo la ciudad y obligando a cientos a huir, los residentes no tenían idea de por qué estaban siendo atacados.

En 1867, cuando una gran fuerza de Bahrein saqueó y saqueó Doha y Al Wakrah. Este ataque, y el contraataque de Qatar, llevaron al agente político británico, el coronel Lewis Pelly, a imponer un acuerdo en 1868. Su misión a Bahrein y Qatar y el tratado de paz que resultó fueron hitos en la historia de Qatar porque reconocieron implícitamente la distinción de Qatar de Bahrein y reconoció explícitamente la posición de Mohammed bin Thani, un importante representante de las tribus de la península.

Con la expansión del Imperio Otomano al este de Arabia en 1871, Qatar se volvió vulnerable a la ocupación. Mohammed bin Thani se opuso a los designios otomanos sobre Qatar, pero su hijo, Jassim bin Mohammed, aceptó la soberanía otomana en 1872. Aunque Jassim bin Mohammed se quejó en privado de la presencia otomana, esperaba que con el apoyo otomano pudiera dominar a los jeques de otras ciudades que se oponían él y rechazar las afirmaciones de Bahrein sobre Az Zubarah. Sin embargo, la cuestión de Az Zubarah se volvió discutible en 1878, cuando Jassim bin Mohammed y su hermano Ahmed bin Muhammed destruyeron la ciudad como castigo por la piratería de los Naim, una tribu que residía en el norte de Qatar pero era leal al jeque de Qatar. Bahréin. Además, las relaciones ambivalentes de Jassim bin Mohammed con los otomanos se deterioraron hasta el punto de que en 1893 enviaron una fuerza militar a Doha para arrestarlo, aparentemente por su negativa a permitir una aduana otomana en Doha. Estalló la lucha y los partidarios de Jassim bin Mohammed expulsaron a la fuerza otomana.

Los otomanos renunciaron oficialmente a la soberanía sobre Qatar en 1913, y en 1916 el nuevo gobernante, Jassim bin Mohammed & # 8217s hijo, Abdullah bin Jassim Al Thani, firmó un tratado con Gran Bretaña trayendo la península al sistema trucial. Esto significó que, a cambio de la protección militar de Gran Bretaña contra amenazas externas, Qatar renunció a su autonomía en asuntos exteriores y otras áreas, como el poder de ceder territorio. El tratado también tenía disposiciones que reprimían la esclavitud, la piratería y el tráfico de armas, pero los británicos no fueron estrictos a la hora de hacer cumplir esas disposiciones.

A pesar de que Qatar estaba bajo la protección británica, Abdullah bin Jassim estaba lejos de estar seguro: las tribus recalcitrantes se negaron a pagar tributo a los miembros de la familia descontentos que intrigaron contra él y se sintió vulnerable a los designios de Bahrein, por no hablar de los wahabíes. Los al Thanis eran príncipes comerciantes, dependientes del comercio y especialmente del comercio de perlas, y dependían de otros para luchar por ellos, principalmente los Bini Hajar, es decir, Al Hajiri / Hajeri, que debían su lealtad a Ibn Saud, Emir del Nejd y Al. Tiene un. A pesar de las numerosas solicitudes de Abdullah bin Jassim, de un fuerte apoyo militar, de armas e incluso de un préstamo, los británicos se mostraron reacios a involucrarse en los asuntos del interior y lo mantuvieron a distancia. Esto cambió en la década de 1930, cuando se intensificó la competencia (principalmente entre Gran Bretaña y Estados Unidos) por las concesiones petroleras en la región (ver más abajo).

La lucha por el petróleo aumentó las apuestas en las disputas territoriales regionales y destacó la necesidad de establecer las fronteras nacionales. El primer paso se produjo en 1922 en una conferencia sobre límites en Uqair, cuando el mayor explorador Frank Holmes trató de incluir a Qatar en una concesión petrolera que estaba discutiendo con Ibn Saud. Sir Percy Cox, el representante británico, vio a través de la estratagema y trazó una línea en el mapa que separa la península de Qatar del continente. [3] La primera prospección petrolera se llevó a cabo en 1926 bajo la dirección de un geólogo de Anglo-Persian Oil Company, George Martin Lees, pero no se encontró aceite. La cuestión del petróleo volvió a surgir en 1933 después de una huelga petrolera en Bahrein; Lees ya había señalado que, en tal eventualidad, Qatar debería ser investigado nuevamente. [4] Después de largas negociaciones entre representantes anglo-persas y el jeque Abdullah bin Jassim, el 17 de mayo de 1935 el jeque firmó un contrato de concesión por un período de 75 años a cambio de 400.000 rupias a la firma y 150.000 rupias anuales con regalías. [5 ] Como parte del acuerdo, Gran Bretaña hizo promesas de asistencia más específicas que en tratados anteriores [2]. Anglo-Persian transfirió la concesión a la subsidiaria de IPC, Petroleum Development (Qatar) Ltd. para cumplir con sus obligaciones bajo el Acuerdo Red Line.

En 1936, Bahrein reclamó el dominio sobre un grupo de islas, la mayor de las cuales es Hawar, en la costa oeste de Qatar porque había establecido una pequeña guarnición militar allí. Gran Bretaña aceptó el reclamo de Bahrein sobre las objeciones de Abdullah bin Jassim, en gran parte porque el asesor británico personal del shaykh de Bahrein pudo enmarcar el caso de Bahrein de una manera legal familiar para los funcionarios británicos. La cuestión del dominio continuó a principios de la década de 1990. Desencadenado por una disputa que involucraba a los naim, los bahreiníes reclamaron una vez más la ciudad desierta de Az Zubarah en 1937. Abdullah bin Jassim envió una fuerza grande y fuertemente armada y logró derrotar a los naim. El residente político británico en Bahrein apoyó la afirmación de Qatar y advirtió a Hamad ibn Isa Al Khalifa, el gobernante de Bahrein, que no interviniera militarmente. Amargado y enojado por la pérdida de Az Zubarah, Hamad ibn Isa impuso un embargo aplastante sobre el comercio y los viajes a Qatar.

La perforación del primer pozo de petróleo comenzó en Jebel Dukhan en octubre de 1938 y, más de un año después, el pozo encontró petróleo en la piedra caliza del Jurásico Superior que, a diferencia de la huelga de Bahraimi, era similar al campo Dammam de Arabia Saudita descubierto tres años antes. [6 ] La producción se detuvo entre 1942 y 1947 debido a la Segunda Guerra Mundial y sus secuelas. La interrupción del suministro de alimentos causada por la guerra prolongó un período de dificultades económicas en Qatar que había comenzado en la década de 1920 con el colapso del comercio de perlas y había aumentado con la depresión mundial de principios de la década de 1930 y el embargo de Bahrein. Como lo habían hecho en épocas anteriores de privaciones, familias y tribus enteras se mudaron a otras partes del Golfo Pérsico, dejando desiertas muchas aldeas qataríes. Incluso el Shaykh Abdullah bin Jassim se endeudó y, en preparación para su retiro, preparó a su segundo hijo favorito, Hamad bin Abdullah Al Thani, para que fuera su sucesor. Sin embargo, la muerte de Hamad bin Abdullah en 1948 condujo a una crisis de sucesión en la que los principales candidatos fueron Abdullah bin Jassim & # 8217s hijo mayor, Ali bin Abdullah Al Thani, y Hamad bin Abdullah & # 8217s hijo adolescente, Khalifa ibn Hamad Al Thani .

Las exportaciones de petróleo y los pagos por derechos offshore comenzaron en 1949 y marcaron un punto de inflexión en Qatar. Los ingresos petroleros no solo transformarían drásticamente la economía y la sociedad, sino que también proporcionarían el foco de las disputas internas y las relaciones exteriores. Esto quedó terriblemente claro para Abdullah bin Jassim cuando varios de sus familiares amenazaron con la oposición armada si no recibían aumentos en sus asignaciones. Envejecido y ansioso, Abdullah bin Jassim se volvió hacia los británicos, prometió abdicar y acordó, entre otras cosas, una presencia británica oficial en Qatar a cambio de reconocimiento y apoyo para Ali bin Abdullah como gobernante en 1949.

La década de 1950 vio el desarrollo cauteloso de las estructuras gubernamentales y los servicios públicos bajo la tutela británica. Ali bin Abdullah se mostró al principio reacio a compartir el poder, que se había centrado en su hogar, con una burocracia infantil dirigida y atendida principalmente por forasteros. Sin embargo, las crecientes dificultades financieras de Ali bin Abdullah y su incapacidad para controlar a los trabajadores petroleros en huelga y a los alborotadores sheijs ​​lo llevaron a sucumbir a la presión británica. El primer presupuesto real fue elaborado por un asesor británico en 1953. En 1954 había cuarenta y dos empleados del gobierno de Qatar.

Un gran impulso para el desarrollo de la fuerza policial dirigida por los británicos se produjo en 1956 cuando unos 2.000 manifestantes, que se unieron en temas como el panarabismo de Gamal Abdul Nasser y la oposición a Gran Bretaña y al séquito del Shaykh Ali bin Abdullah, marcharon a través de Doha. Esta y otras manifestaciones llevaron a Ali bin Abdullah a investir a la policía con su autoridad y apoyo personales, una inversión significativa de su dependencia anterior de sus criados y combatientes beduinos.

Los servicios públicos se desarrollaron de manera vacilante durante la década de 1950. La primera central telefónica se inauguró en 1953, la primera desaladora en 1954 y la primera central eléctrica en 1957. También se construyeron en este período un embarcadero, un depósito aduanero, una pista de aterrizaje y un cuartel de policía. En la década de 1950, 150 hombres adultos de Al Thani recibieron subvenciones totales del gobierno. Los shaykhs también recibieron tierras y cargos gubernamentales. Esto los apaciguó mientras aumentaron los ingresos petroleros. Sin embargo, cuando los ingresos disminuyeron a fines de la década de 1950, Ali bin Abdullah no pudo manejar las presiones familiares que esto generó. Que Shaykh Ali bin Abdullah gastara extravagantemente, poseyera una villa en Suiza y cazara en Pakistán alimentó el descontento, especialmente entre aquellos que fueron excluidos del régimen y la generosidad (no Al Thani qataríes) y aquellos que no fueron excluidos pero pensaron que se lo merecían. más (otras ramas del Al Thani). La antigüedad y la proximidad al sheij determinaban el monto de las asignaciones.

Sucumbiendo a las presiones familiares y la mala salud, Ali bin Abdullah abdicó en 1960. Pero en lugar de entregar el poder a Khalifa ibn Hamad, quien había sido nombrado heredero en 1948, nombró gobernante a su hijo, Ahmad ibn Ali. No obstante, Khalifa ibn Hamad, como heredero aparente y gobernante adjunto, ganó un poder considerable, en gran parte porque Ahmad ibn Ali, al igual que su padre, pasó mucho tiempo fuera del país.

Aunque no le importaba mucho gobernar, Ahmad ibn Ali no pudo evitar ocuparse de los negocios familiares. Uno de sus primeros actos fue aumentar los fondos para los sheijs ​​a expensas de los proyectos de desarrollo y los servicios sociales. Además de las asignaciones, los hombres adultos Al Thani también recibieron cargos gubernamentales. Esto se sumó al resentimiento contra el régimen que ya sentían, entre otros, los trabajadores petroleros, Al Thani de bajo rango, los jeques disidentes y algunas personas destacadas. Estos grupos formaron el Frente de Unidad Nacional en respuesta a un tiroteo fatal el 19 de abril de 1963 por uno de los sobrinos del Shaykh Ahmad ibn Ali. El frente convocó una huelga general y sus demandas incluyeron una reducción de los privilegios del gobernante, el reconocimiento de los sindicatos y un aumento de los servicios sociales. Ahmad ibn Ali tomó medidas enérgicas encarcelando a cincuenta personas importantes y exiliando a los líderes del frente. También instituyó algunas reformas, que finalmente incluyeron el suministro de tierras y préstamos a los qataríes pobres.

En gran parte bajo la mano rectora de Khalifa ibn Hamad, la infraestructura, la fuerza laboral extranjera y la burocracia continuaron creciendo en la década de 1960. Incluso hubo algunos intentos iniciales de diversificar la base económica de Qatar, sobre todo con el establecimiento de una fábrica de cemento, una empresa pesquera nacional y la agricultura a pequeña escala.

1971-presente

En 1968, Gran Bretaña anunció su intención de retirarse de los compromisos militares al este de Suez, incluidos los vigentes con Qatar, para 1971. Durante un tiempo, los gobernantes de Bahrein, Qatar y la Costa Trucial contemplaron formar una federación después de la retirada británica. Sin embargo, surgió una disputa entre Ahmad ibn Ali y Khalifa ibn Hamad porque Khalifa ibn Hamad se opuso a los intentos de Bahrein de convertirse en el socio principal de la federación. Aún dando apoyo público a la federación, Ahmad ibn Ali promulgó una constitución provisional en abril de 1970, que declaró a Qatar como un estado islámico árabe independiente con la sharia (ley islámica) como su ley básica. Khalifa bin Hamad fue nombrado primer ministro en mayo. El primer Consejo de Ministros prestó juramento el 1 de enero de 1970 y siete de sus diez miembros eran Al Thani. El argumento de Khalifa bin Hamad prevaleció con respecto a la propuesta de federación. Qatar anunció su independencia el 1 de septiembre de 1971 y se convirtió en un estado independiente el 3 de septiembre. El hecho de que Ahmad ibn Ali emitiera el anuncio formal desde su villa suiza en lugar de desde su palacio de Doha indicó a muchos qataríes que era hora de un cambio. El 22 de febrero de 1972, Khalifa ibn Hamad depuso a Ahmad ibn Ali, que estaba cazando con sus halcones en Irán. Khalifa ibn Hamad tenía el apoyo tácito de Al Thani y de Gran Bretaña, y tenía el apoyo político, financiero y militar de Arabia Saudita.

A diferencia de las políticas de su predecesor, Khalifa ibn Hamad recortó las asignaciones familiares y aumentó el gasto en programas sociales, incluidos vivienda, salud, educación y pensiones. Además, ocupó muchos puestos importantes en el gobierno con parientes cercanos.

En 1993, Khalifa ibn Hamad seguía siendo Emir, pero su hijo, Hamad ibn Khalifa, el heredero aparente y ministro de Defensa, se había hecho cargo de gran parte del funcionamiento diario del país. Los dos se consultaron sobre todos los asuntos de importancia.

El 27 de junio de 1995, el diputado emir, jeque Hamad bin Khalifa, depuso a su padre, Emir Khalifa, en un golpe de estado incruento. En 1996 se llevó a cabo un contragolpe fallido. El emir y su padre están ahora reconciliados, aunque algunos partidarios del contragolpe permanecen en prisión. El Emir anunció su intención de que Qatar avance hacia la democracia y ha permitido una prensa y elecciones municipales más libres y abiertas como precursoras de las esperadas elecciones parlamentarias. Los ciudadanos de Qatar aprobaron una nueva constitución mediante referéndum público en abril de 2003, que entró en vigor en junio de 2005. El actual Emir ha anunciado su intención de que Qatar avance hacia la democracia y ha permitido una prensa y elecciones municipales nominalmente libres y abiertas. En los últimos años se han producido reformas económicas, sociales y democráticas. En 2003, una mujer fue nombrada ministra de Educación para el gabinete.

Qatar y Bahrein han discutido sobre quién es el propietario de las islas Hawar. En 2001, la Corte Internacional de Justicia otorgó a Bahréin soberanía sobre las islas Hawar, al tiempo que otorgó a Qatar soberanía sobre las islas en disputa más pequeñas y la región de Zubarah en el territorio continental de Qatar. Durante el juicio, Qatar proporcionó al tribunal 82 documentos falsificados para fundamentar sus reclamos de soberanía sobre los territorios en cuestión. Estas reclamaciones se retiraron en una etapa posterior después de que Bahrein descubriera las falsificaciones. [8] En 2013, el jeque Hamad Bin Khalifa renunció a su cargo y entregó el liderazgo a su hijo y heredero, el jeque Tamim Bin Hamad, lo que convierte al jeque Tamim en el líder árabe más joven a la edad de 33 años.


Prehistoria al siglo XVIII en el Golfo

Mapa del Golfo Arábigo de mdpi.com

La ubicación de la nación de Qatar está unida a la península más grande de la Tierra, la Península Arábiga. Esta nación ha tenido una larga historia que se remonta a milenios. Fueron la primera habitación humana de la zona hace más de 50.000 años, y también sería el hogar de muchas culturas antiguas, como la cultura Al Ubaid alrededor del 5000 a. C. Qatar estaría gobernado por diferentes imperios, como los persas. Eventualmente abrazarían el Islam bajo los califatos de los Rashidun, los Omeyas y los Abbasíes. Sin embargo, después de los abasíes, el país sería gobernado por los qarmatianos, que eran un grupo ismailí que controlaba la mayor parte del este de Arabia tras el debilitamiento de los abasíes en el siglo IX.

Los uyunids y los usfurids, que controlaron la mayor parte del golfo Pérsico durante los siglos XI y XV, siguieron el reinado de gobernar el área. Después, algunas partes de la región, como Bahrein, serían controladas por los portugueses durante los siglos XV y XVI. En el siglo XVI, los otomanos serían la potencia dominante del Golfo Pérsico hasta debilitarse en los siglos XIX y XX.

La nación estaría ocupada por muchas tribus árabes diferentes. Durante el siglo XVIII, Al-Khalifa y Al-Jalahama de la gran tribu Bani Utbah emigraron de Kuwait al norte de Qatar y fundaron la ciudad de Az-Zubarah. Debido a su origen en Kuwait, Qatar tenía muchas conexiones y relaciones comerciales, lo que finalmente los hizo famosos por sus perlas, ya que el buceo de perlas era la industria principal en la víspera del descubrimiento del petróleo. Sin embargo, la tribu pronto se vería interrumpida por los ataques de los persas. Este ataque llevó a Al-Khalifa a capturar el territorio omaní de Bahrein en 1783, y gobernarían partes de Qatar y Bahrein desde Az-Zubarah. Este resultado pronto enfureció a Al-Jalahma, que estaba enojado debido a la falta del botín de guerra y se movió para construir Al-Khuwayr.

Mientras tanto, Al-Khalifa completó su traslado a Bahrein con su centro de poder en Manama, y ​​es donde continúan gobernando hasta el día de hoy. Todavía existía el conflicto entre al-Khalifa y al-Jamahima, y ​​esta lucha por Bahrein y Qatar también incluiría a los iraníes, los omaníes, los wahabíes y los otomanos. Este fue también un momento en que el poder británico comenzó a aumentar en la región del Golfo Pérsico. Al-Khalifa intentaría mantener a Qatar bajo su soberanía. Az-Zubarah y Al-Jalahma también seguirían involucrados en la península como jeques de corta duración en algunas partes del país. El más famoso de ellos fue el de Rahmah ibn Jabir Al-Jalahma, conocido por los británicos como el pirata más poderoso del Golfo Pérsico durante este tiempo.


Una breve historia de Qatar

Se han realizado descubrimientos que indican que los seres humanos prehistóricos han vivido en Qatar. También se han encontrado pruebas de que los antiguos qataríes se dedicaban al comercio basado en el trueque principalmente de cerámica y pescado seco. Durante el siglo VII, sus gobernantes y su pueblo se convirtieron al Islam. Durante el período medieval, Qatar es un participante activo en el comercio entre el Golfo Pérsico y el océano Índico.

Los británicos se establecieron en Qatar porque el territorio es un buen punto de observación en su ruta hacia su colonia en la India. Durante el siglo XIX, el clan Al Khalifa de Bahréin controla el norte de la península. Los qataríes se rebelaron contra los Al Khalifas, quienes a su vez enviaron una fuerza naval masiva contra ellos. Los rebeldes fueron derrotados pero los británicos intervinieron y se produjo una serie de negociaciones. Como resultado, el Estado de Qatar se fundó el 18 de diciembre de 1878.

Los qataríes eligen a un empresario llamado Muhammed bin Thani como su negociador con los británicos y Bahréin. Su clan, Al Thanis, pronto se convertiría en la dinastía gobernante de Qatar.

En 1968, cuando los británicos anunciaron oficialmente su desvinculación política con el Golfo Pérsico, Qatar se unió a una federación que incluye a Bahrein y otros siete Estados. Los desacuerdos con la federación hicieron que Qatar se fuera y declarara su independencia el 3 de septiembre de 1971.

En 1995, Hamad bin Khalifa Al Thani arrebató el poder a su padre Khalifa bin Hamad Al Thani mientras estaba de vacaciones en Suiza. Bajo su gobierno, el país disfrutó de cierta liberalización sociopolítica como el derecho al voto.


Buceo de perlas hoy

La industria del buceo de perlas comenzó a secarse una vez que otros países, sobre todo Japón, introdujeron el cultivo de perlas, y la demanda y el valor de la perla comenzaron a caer.

El número de barcos de perlas se redujo de 3.000 a solo 530 en el espacio de unas pocas décadas. Los buzos se alejaron del comercio de perlas y la región se dedicó a la producción de petróleo.

Sin embargo, los qataríes continúan rindiendo homenaje a su legado de buceo de perlas hasta el día de hoy. De hecho, la Perla de Qatar, una isla artificial y uno de los lugares más destacados del país, se construyó en un antiguo sitio de buceo de perlas. La forma de la isla incluso se asemeja a un collar de perlas.

El Festival Marino anual de Qatar también rinde homenaje al legado de buceo de perlas del país, con una competencia de perlas de tres días y un viaje educativo a lo largo de la costa. Además de participar en las prácticas tradicionales de buceo de perlas, los visitantes pueden disfrutar de un espectáculo de focas, golf, comida y un espectáculo, mientras aprenden sobre la historia de las perlas.

El Monumento a la Perla también se construyó para rendir homenaje al antiguo legado de Qatar. Ubicada cerca del puerto de Dhow, esta fuente escultura de una ostra gigante abierta, con una enorme perla en el interior, se ilumina por las noches, lo que la convierte en un lugar ideal para tomar fotografías.

Luego está la competencia Senyar, que se celebra anualmente en mayo y conmemora el pasado de buceo de Qatar. Los equipos participan en el buceo en busca de ostras, y el ganador se lleva un considerable premio de $ 100,000.

Cualquiera que visite Qatar hoy puede que no esté al tanto de la historia de las perlas, pero seguramente será testigo de los homenajes a esta antigua tradición sobre la que se construyó el país. Una pieza vital de la historia de Qatar que permanece cerca del corazón de los locales.


Qatar - Historia y cultura


Antes del boom petrolero del siglo XX, Qatar dependía en gran medida de la industria de las perlas y el comercio con el este de Asia. Gran Bretaña desarrolló un protectorado tras la expulsión de los otomanos de Qatar durante la Primera Guerra Mundial. Desde entonces, Qatar y su economía ha seguido expandiéndose, gracias a las influencias británicas y la gran cantidad de petróleo que se encuentra frente a su costa occidental.

Historia

Antes de que Qatar se convirtiera en parte del Imperio Otomano en 1538, los portugueses controlaron la región durante aproximadamente dos décadas. Antes de esto, Qatar se hizo popular por primera vez como una parada para los comerciantes, debido a su posición estratégica entre Europa y Asia Oriental. El Islam se introdujo por primera vez mucho antes de que los comerciantes europeos se mudaran a la zona, en algún lugar antes de finales del siglo VII. Qatar estuvo fuertemente influenciado por las rutas comerciales del Golfo Pérsico-Océano Índico de la Edad Media.

En los siglos XVII y XVIII, Qatar prosperó como una zona de perlas, especialmente en la región conocida como Zubarah. Sin embargo, como resultado, los continuos conflictos entre las familias tribales gobernantes de la actual Qatar y Bahrein afectaron el área. Qatar no fue reconocido oficialmente como una entidad independiente hasta la influencia británica en el siglo XIX. En 1869, los británicos reconocieron al jeque Mohammed bin Thani como líder representativo de Qatar.

En 1915, el Imperio Otomano en el poder abandonó Qatar y los británicos establecieron rápidamente un sistema de tregua con Mohammed bin Thani en 1916. Las industrias del comercio y las perlas continuaron dominando la economía, hasta que comenzó el fenómeno del petróleo. En 1935, Qatar Petroleum Company se estableció como una concesión de 75 años, y los primeros descubrimientos de petróleo ocurrieron cerca de Dukhan en 1940. El estallido de la Segunda Guerra Mundial cesó las operaciones de perforación hasta que comenzaron las exportaciones hasta 1949.

Durante las décadas de 1950 y 1960, la economía petrolera de Qatar comenzó a prosperar, lo que llevó a la modernización del país. Mientras tanto, el colonialismo en todo el mundo comenzó a disminuir, lo que llevó a la retirada de Gran Bretaña de los tratados de Qatar y del Golfo Pérsico en 1971. Qatar originalmente trató de unirse a la unión de sheikdoms (eventualmente conocida como Emiratos Árabes Unidos). Sin embargo, los desacuerdos entre los miembros del Emirato llevaron a Qatar a establecer su independencia oficial el 3 de septiembre de 1971.

Durante la Guerra del Golfo de principios de la década de 1990, Qatar jugó un papel importante en la derrota del ejército iraquí. En 1995, el emir Hamad bin Khalifa Al Thani sustituyó por la fuerza a su padre como líder. Desde entonces, Qatar se ha vuelto más liberal, incluida la aplicación del sufragio femenino y la creación de una nueva constitución. Nuevamente, en 2003, Qatar fue un sitio importante para las fuerzas aliadas durante la invasión de Irak. Otra prueba del crecimiento y desarrollo de Qatar es su exitosa candidatura para albergar la Copa Mundial de la FIFA 2022.

Cultura

A lo largo de su historia, Qatar estuvo poblado por migrantes de otras regiones del Medio Oriente. Por lo tanto, gran parte de la música, la comida, la danza y el idioma tradicionales se comparten en toda la región del Golfo. Aunque la mayoría de la población es musulmana sunita, el gobierno de Qatar ha creado una postura más liberal sobre la fe. Los cristianos pueden practicar activamente su religión y en los últimos años se han construido varias iglesias. Esto se debe a la gran población de expatriados que ahora reside en Qatar.

El fútbol es el deporte más popular del país. Los visitantes deben detenerse para experimentar un partido de fútbol internacional. Los fanáticos de Qatar se vuelven locos y el ambiente festivo siempre está garantizado.


Historia de Qatar

La población humana de la península de Qatar se remonta a 50.000 años atrás, y se utilizó casi continuamente como pastizales para las tribus nómadas de las regiones de Najd y Al Hasa en Arabia Saudita, con campamentos estacionales alrededor de las fuentes de agua. Además, se establecieron asentamientos de pesca y pesca de perlas en aquellas partes de la costa cerca de un pozo importante. La península de Qatar estuvo bajo el dominio de varias grandes potencias a lo largo de los siglos. En el 1732, Al Bin Ali, un vástago de la tribu Bani Utbah, emigró de Kuwait y regresó a su domicilio original, Zubarah, ubicado en la costa norte-occidental de Qatar. Después de esta migración, los Al Bin Ali estaban muy cerca de los ricos bancos de ostras. Después de la ocupación persa de Basora en 1777, muchos comerciantes y familias se trasladaron de Basora y Kuwait a Zubarah. Después de este movimiento, Zubarah se convirtió en un próspero centro de comercio y obtención de perlas en la región del Golfo Pérsico.

Y la ciudad moderna de Doha se desarrolló alrededor de la más grande de ellas, Al Bidda. Después de la liberación de Al Bin Ali de Bahrein en 1783, diferentes familias y tribus árabes, en su mayoría de Qatar, se trasladaron a Bahrein para establecerse allí. n principios del siglo XIX, el continuo y sangriento conflicto involucró no solo a Al Khalifa, Al Jalahima y a los iraníes, sino también a los omaníes. Después de la liberación de Al Bin Ali de Bahrein en 1783, diferentes familias y tribus árabes, en su mayoría de Qatar, se trasladaron a Bahrein para establecerse allí. Estas familias y tribus eran Al-Ma’awdah, Al-Fadhil, Al-Mannai, Al-Noaimi, Al-Sulaiti, Al-Sadah, Al-Thawadi y otras familias y tribus. La mayoría de estas tribus se establecieron en Muharraq, la capital de Bahrein y el centro del poder en ese momento.

Con la expansión del Imperio Otomano al este de Arabia en 1871, Qatar se volvió vulnerable a la ocupación. Los otomanos renunciaron oficialmente a la soberanía sobre Qatar en 1913, y en 1916 el nuevo gobernante. Los británicos y los otomanos reconocieron al jeque Abdullah bin Jassim Al-Thani como gobernante. La familia Al Thani había vivido en Qatar durante 200 años.

El tratado de 1916 entre el Reino Unido y Sheikh Abdullah fue similar a los celebrados por los británicos con otros principados del Golfo Pérsico. Durante las décadas de 1950 y 1960, el aumento gradual de los ingresos petroleros trajo prosperidad, una rápida inmigración, un progreso social sustancial y los inicios de la historia moderna de Qatar. Cuando el Reino Unido anunció una política en 1968, Qatar se unió a los otros ocho estados en un plan para formar una unión de emiratos árabes.

A mediados de 1971, cuando se acercaba la fecha de terminación de la relación del tratado británico, los nueve todavía no se habían puesto de acuerdo sobre los términos de la unión. Accordingly, Qatar declared independence as a separate entity and became the fully independent State of Qatar on 1971.

Key Moments from Qatar’s History in the India Office Records Include
  • 1782: The earliest recorded mention of Zubarah in the India Office Records
  • 1823: The first survey of Qatar’s coastline
  • 1868: Agreement between Qatar and the British
  • 1913: The Death of Shaikh Jassim
  • 1935: The Qatar Oil Concession
  • 1939: The discovery of oil in Qatar
History and Structure of Al-Thani

The Al Thanis, an Arab tribe part of the Tamim tribe, which belongs to Mudar bin Nizar, settled at Gebrin oasis in southern Najd, in Saudi Arabia today, before they moved to Qatar. They settled in Qatar in the early 18th century. Their first settlement was at the north of the peninsula and then they settled in Doha in the 19th century under their leader Mohammad bin Thani. The group was named after the father of Mohammad, Thani bin Mohammad. The family is made of many factions. However, there were three major branches in the early 1990s: Al-Jassim, Al-Ahmed and Al-Jaber. The number of the family members during the same period was estimated to be about 3000.


Qatar History - History

QATAR IS A SMALL COUNTRY dominated by the Persian Gulf's largest ruling family, the Al Thani. The amir, Shaykh Khalifa ibn Hamad Al Thani, is the country's ruler, but his son, Shaykh Hamad ibn Khalifa Al Thani, in addition to being the heir apparent and minister of defense, wields considerable power in the day-to-day running of the country. The Al Thani regime tolerates no political opposition. The social mores of the country are shaped by a somewhat milder version of Wahhabi Islam than is found in neighboring Saudi Arabia. Women are permitted to drive if they obtain permits, for example, and non-Qatari women need not veil in public.

Occupying a barren peninsula scorched by extreme summer heat, Qatar was transformed between the mid-1960s and the mid-1980s from a poor British protectorate noted mainly for pearling into an independent state with modern infrastructure, services, and industries. The state was built using mostly foreign labor and expertise, with funding from oil revenues. And as in other states where oil dominates the economy, Qatar's fortunes have followed those of the world oil market. The late 1980s and early 1990s were times of relative austerity, with development projects canceled or delayed. But those years were also a period of significant transition when Qatar began its shift from an economy reliant almost entirely on oil to one that would be supported by the exploitation of natural gas from the North Field, the world's largest natural gas field.

The early 1990s also constituted a watershed period in foreign relations because the invasion of Kuwait by Iraq on August 2, 1990, changed regional and world alignments. Qatar sent troops to fight for Kuwait's liberation and, reversing its previous opposition to the presence of foreign forces in the region, permitted United States, Canadian, and French air force fighter aircraft to operate from Doha (also seen as Ad Dawhah). This placed Qatar firmly on the anti-Iraq side of the great rift that split the Arab world after the invasion and weakened the full support for the Palestine Liberation Organization that the country had previously shown.

Human habitation of the Qatar Peninsula dates as far back as 50,000 years, when small groups of Stone Age inhabitants built coastal encampments, settlements, and sites for working flint, according to recent archaeological evidence. Other finds have included pottery from the Al Ubaid culture of Mesopotamia and northern Arabia (ca. 5000 B.C.), rock carvings, burial mounds, and a large town that dates from about 500 B.C. at Wusail, some twenty kilometers north of Doha. The Qatar Peninsula was close enough to the Dilmun civilization (ca. 4000 to 2000 B.C.) in Bahrain to have felt its influence. A harsh climate, lack of resources, and frequent periods of conflict, however, seem to have made it inevitable that no settlement would develop and prosper for any significant length of time before the discovery of oil.

The peninsula was used almost continuously as rangeland for nomadic tribes from Najd and Al Hasa regions in Saudi Arabia, with seasonal encampments around sources of water. In addition, fishing and pearling settlements were established on those parts of the coast near a major well. Until the late eighteenth century, the principal towns were on the east coast--Al Huwayla, Al Fuwayrit, and Al Bida--and the modern city of Doha developed around the largest of these, Al Bida. The population consisted of nomadic and settled Arabs and a significant proportion of slaves brought originally from East Africa.

The Qatar Peninsula came under the sway of several great powers over the centuries. The Abbasid era (750-1258) saw the rise of several settlements, including Murwab. The Portuguese ruled from 1517 to 1538, when they lost to the Ottomans. In the 1760s, the Al Khalifa and the Al Jalahima sections of the Bani Utub tribe migrated from Kuwait to Qatar's northwest coast and founded Az Zubarah. Because the Bani Utub had important trading connections with Kuwait and were close to the rich oyster banks, Az Zubarah became a thriving center of trade and pearling, despite hostilities between the Al Khalifa and the Al Jalahima.

In response to attacks on Az Zubarah by an Omani shaykh who ruled Bahrain from Bushehr in Iran, the Bani Utub of Kuwait and Qatar, as well as some local Qatari tribes, captured Bahrain in 1783. The Al Khalifa claimed sovereignty over Bahrain and ruled it for several years from Az Zubarah. This angered the Al Jalahima, who felt they were deprived of their share of the spoils, and so they moved a few kilometers up the Qatari coast to establish Al Khuwayr, which they used as a staging point for maritime raids against the shipping of the Al Khalifa and the Iranians.

Most of the Al Khalifa migrated to the more desirable location of Bahrain and established a shaykhdom that endures to this day. That they left only a token presence in Az Zubarah meant initially that the Al Jalahima branch of the Bani Utub could achieve ascendancy in Qatar, with their leader, Rahman ibn Jabir Al Jalahima, earning a reputation as one of the most feared raiders on the surrounding waters. It also meant that with the economic decline of Az Zubarah (because the Al Khalifa shifted their trade connections to Bahrain), the peninsula would once more become a relative backwater. With no dominant local ruler, insecurity and rivalry characterized tribal relations. Settled tribes built walled towns, towers, and small forts to keep raiding beduin at bay.

In the late eighteenth and early nineteenth centuries, continuing bloody conflict involved not only the Al Khalifa, the Al Jalahima, and the Iranians but also the Omanis under Sayyid Said ibn Sultan Al Said, the nascent Wahhabis of Arabia, and the Ottomans. The period also saw the rise of British power in the Persian Gulf as a result of their growing interests in India. Britain's desire for secure passage for East India Company ships led it to impose its own order in the gulf. The General Treaty of Peace of 1820 between the East India Company and the shaykhs of the coastal area--which became known as the Trucial Coast because of the series of treaties between the shaykhs and the British-- was a way of ensuring safe passage. The agreement acknowledged British authority in the gulf and sought to end piracy and the kidnapping of slaves. Bahrain also became a party to the treaty, and it was assumed by the British and the Bahrainis that Qatar, as a dependency, was also a party to it.

But when, as punishment for piracy, an East India Company vessel bombarded Doha in 1821, destroying the town and forcing hundreds to flee, the residents had no idea why they were being attacked. The situation remained unsettled in 1867, when a large Bahraini force sacked and looted Doha and Al Wakrah. This attack, and the Qatari counterattack, prompted the British political agent, Colonel Lewis Pelly, to impose a settlement in 1868. His mission to Bahrain and Qatar and the peace treaty that resulted were milestones in Qatar's history because they implicitly recognized the distinctness of Qatar from Bahrain and explicitly acknowledged the position of Muhammad ibn Thani ibn Muhammad, an important representative of the peninsula's tribes. The Al Thani were originally beduin from Najd, but after settling in Qatar, they engaged in fishing, pearling, date palm cultivation, and trade.

With the expansion of the Ottoman Empire into eastern Arabia in 1871, Qatar became vulnerable to occupation. Muhammad ibn Thani opposed Ottoman designs on Qatar, but his son, Qasim ibn Muhammad Al Thani, accepted Ottoman sovereignty in 1872. Although Qasim ibn Muhammad privately complained of the Ottoman presence, he hoped that with Ottoman support he could dominate those shaykhs in other towns who opposed him and rebuff Bahrain's claims on Az Zubarah. The question of Az Zubarah became moot in 1878, however, when Qasim ibn Muhammad destroyed the town as punishment for the piracy of the Naim, a tribe that resided in the north of Qatar but was loyal to the shaykh of Bahrain. Moreover, Qasim ibn Muhammad's ambivalent relations with the Ottomans deteriorated to the point that in 1893 they sent a military force to Doha to arrest him, ostensibly over his refusal to permit an Ottoman customhouse in Doha. Fighting broke out, and Qasim ibn Muhammad's supporters drove out the Ottoman force. This defeat, and Qasim ibn Muhammad's embrace after the turn of the century of the resurgent Wahhabis under Abd al Aziz ibn Saud, marked the de facto end of Ottoman rule in Qatar.

The Ottomans officially renounced sovereignty over Qatar in 1913, and in 1916 the new ruler, Qasim ibn Muhammad's son, Abd Allah ibn Qasim Al Thani, signed a treaty with Britain bringing the peninsula into the trucial system. This meant that in exchange for Britain's military protection, Qatar relinquished its autonomy in foreign affairs and other areas, such as the power to cede territory. The treaty also had provisions suppressing slavery, piracy, and gunrunning, but the British were not strict about enforcing those provisions.

Despite Qatar's coming under British "protection," Abd Allah ibn Qasim was far from secure: recalcitrant tribes refused to pay tribute disgruntled family members intrigued against him and he felt vulnerable to the designs of Bahrain, not to mention the Wahhabis. Despite numerous requests by Abd Allah ibn Qasim--for strong military support, for weapons, and even for a loan--the British kept him at arm's length. This changed in the 1930s, when competition (mainly between Britain and the United States) for oil concessions in the region intensified. In a 1935 treaty, Britain made more specific promises of assistance than in earlier treaties in return for the granting of a concession to the Anglo- Persian Oil Company.

The scramble for oil, in turn, raised the stakes in regional territorial disputes and put a dollar value on the question of national borders. In 1936, for example, Bahrain claimed rule over a group of islands, the largest of which is Hawar, on the west coast of Qatar because it had established a small military garrison there. Britain accepted the Bahraini claim over Abd Allah ibn Qasim's objections, in large part because the Bahraini shaykh's personal British adviser was able to frame Bahrain's case in a legal manner familiar to British officials. The question of domain continued in the early 1990s. Triggered by a dispute involving the Naim, the Bahrainis once again laid claim to the deserted town of Az Zubarah in 1937. Abd Allah ibn Qasim sent a large, heavily armed force and succeeded in defeating the Naim. The British political resident in Bahrain supported Qatar's claim and warned Hamad ibn Isa Al Khalifa, the ruler of Bahrain, not to intervene militarily. Bitter and angry over the loss of Az Zubarah, Hamad ibn Isa imposed a crushing embargo on trade and travel to Qatar.

Oil was discovered in Qatar in 1939, but its exploitation was halted between 1942 and 1947 because of World War II and its aftermath. The disruption of food supplies caused by the war prolonged a period of economic hardship in Qatar that had begun in the 1920s with the collapse of the pearl trade and had increased with the global depression of the early 1930s and the Bahraini embargo. As they had in previous times of privation, whole families and tribes moved to other parts of the gulf, leaving many Qatari villages deserted. Even Shaykh Abd Allah ibn Qasim went into debt and, in preparation for his retirement, groomed his favored second son, Hamad ibn Abd Allah Al Thani, to be his successor. Hamad ibn Abd Allah's death in 1948, however, led to a succession crisis in which the main candidates were Abd Allah ibn Qasim's eldest son, Ali ibn Abd Allah Al Thani, and Hamad ibn Abd Allah's teenage son, Khalifa ibn Hamad Al Thani.

Oil exports and payments for offshore rights began in 1949 and marked a turning point in Qatar. Not only would oil revenues dramatically transform the economy and society, but they would also provide the focus for domestic disputes and foreign relations. This became frighteningly clear to Abd Allah ibn Qasim when several of his relatives threatened armed opposition if they did not receive increases in their allowances. Aged and anxious, Abd Allah ibn Qasim turned to the British, promised to abdicate, and agreed, among other things, to an official British presence in Qatar in exchange for recognition and support for Ali ibn Abd Allah as ruler in 1949.

The 1950s saw the cautious development of government structures and public services under British tutelage. Ali ibn Abd Allah was at first reluctant to share power, which had centered in his household, with an infant bureaucracy run and staffed mainly by outsiders. Ali ibn Abd Allah's increasing financial difficulties and inability to control striking oil workers and obstreperous shaykhs, however, led him to succumb to British pressure. The first real budget was drawn up by a British adviser in 1953. By 1954 there were forty-two Qatari government employees.

A major impetus to the development of the British-run police force came in 1956 when about 2,000 demonstrators, who coalesced over issues such as Gamal Abdul Nasser's pan-Arabism and opposition to Britain and to Shaykh Ali ibn Abd Allah's retinue, marched through Doha. This and other demonstrations led Ali ibn Abd Allah to invest the police with his personal authority and support, a significant reversal of his previous reliance on his retainers and beduin fighters.

Public services developed haltingly during the 1950s. The first telephone exchange opened in 1953, the first desalination plant in 1954, and the first power plant in 1957. Also built in this period were a jetty, a customs warehouse, an airstrip, and a police headquarters. In the 1950s, 150 adult males of the Al Thani received outright grants from the government. Shaykhs also received land and government positions. This mollified them as long as oil revenues increased. When revenues declined in the late 1950s, however, Ali ibn Abd Allah could not handle the family pressures this engendered. That Shaykh Ali ibn Abd Allah spent extravagantly, owned a villa in Switzerland, and hunted in Pakistan fueled discontent, especially among those who were excluded from the regime's largesse (non-Al Thani Qataris) and those who were not excluded but thought they deserved more (other branches of the Al Thani). Seniority and proximity to the shaykh determined the size of allowances.

Succumbing to family pressures and poor health, Ali ibn Abd Allah abdicated in 1960. But instead of handing power over to Khalifa ibn Hamad, who had been named heir apparent in 1948, he made his son, Ahmad ibn Ali, ruler. Nonetheless, Khalifa ibn Hamad, as heir apparent and deputy ruler, gained considerable power, in large part because Ahmad ibn Ali, as had his father, spent much time outside the country.

Although he did not care much for governing, Ahmad ibn Ali could not avoid dealing with family business. One of his first acts was to increase funding for the shaykhs at the expense of development projects and social services. In addition to allowances, adult male Al Thani were also given government positions. This added to the antiregime resentment already felt by, among others, oil workers, low-ranking Al Thani, dissident shaykhs, and some leading individuals. These groups formed the National Unity Front in response to a fatal shooting on April 19, 1963, by one of Shaykh Ahmad ibn Ali's nephews. The front called a general strike, and its demands included a reduction of the ruler's privileges, recognition of trade unions, and increased social services. Ahmad ibn Ali cracked down by jailing fifty leading individuals and exiling the front's leaders. He also instituted some reforms, eventually including the provision of land and loans to poor Qataris.

Largely under Khalifa ibn Hamad's guiding hand, the infrastructure, foreign labor force, and bureaucracy continued to grow in the 1960s. There were even some early attempts at diversifying Qatar's economic base, most notably with the establishment of a cement factory, a national fishing company, and small-scale agriculture.

In 1968 Britain announced its intention of withdrawing from military commitments east of Suez, including those in force with Qatar, by 1971. For a while, the rulers of Bahrain, Qatar, and the Trucial Coast contemplated forming a federation after the British withdrawal. A dispute arose between Ahmad ibn Ali and Khalifa ibn Hamad, however, because Khalifa ibn Hamad opposed Bahrain's attempts to become the senior partner in the federation. Still giving public support to the federation, Ahmad ibn Ali nonetheless promulgated a provisional constitution in April 1970, which declared Qatar an independent, Arab, Islamic state with the sharia (Islamic law) as its basic law. Khalifa ibn Hamad was appointed prime minister in May. The first Council of Ministers was sworn in on January 1, 1970, and seven of its ten members were Al Thani. Khalifa ibn Hamad's argument prevailed with regard to the federation proposal. Qatar became an independent state on September 3, 1971. That Ahmad ibn Ali issued the formal announcement from his Swiss villa instead of from his Doha palace indicated to many Qataris that it was time for a change. On February 22, 1972, Khalifa ibn Hamad deposed Ahmad ibn Ali, who was hunting with his falcons in Iran. Khalifa ibn Hamad had the tacit support of the Al Thani and of Britain, and he had the political, financial, and military support of Saudi Arabia.

In contrast to his predecessor's policies, Khalifa ibn Hamad cut family allowances and increased spending on social programs, including housing, health, education, and pensions. In addition, he filled many top government posts with close relatives.

In 1993 Khalifa ibn Hamad remained the amir, but his son, Hamad ibn Khalifa, the heir apparent and minister of defense, had taken over much of the day-to-day running of the country. The two consulted with each other on all matters of importance.


How Pearls Are Formed

Pearls are formed when a foreign object enters the shell of an oyster, mussel, or other mollusk and becomes trapped. This object can be a parasite, grain of sand, or small piece of shell, but more commonly it is a food particle.

To protect itself from the particle, the mollusk releases layers of aragonite (the mineral calcium carbonate) and conchiolin (a protein). Over a period of two to five years, these layers build up and form a pearl.

In oysters and freshwater mussels, nacre (mother of pearl) gives pearls their natural luster. Pearls from other mollusks have a porcelain-like texture and don’t shine like pearls with nacre do.

Qatar is a perfect place to find such beautiful, shiny pearls. Because of its abundant freshwater springs, the water there is part salty and part fresh, an ideal environment for nacre formation. (Most of the fresh water comes from the Shatt al Arab River.)

Cultured pearls follow the same essential formation process as natural pearls, but they are created under carefully controlled conditions on a pearl farm.


Qatar History

Qatar has been inhabited for millennia. In the 19th century, the Bahraini Al Khalifa family dominated until 1868 when, at the request of Qatari nobles, the British negotiated the termination of the Bahraini claim, except for the payment of tribute. The tribute ended with the occupation of Qatar by the Ottoman Turks in 1872.

When the Turks left, at the beginning of World War I, the British recognized Sheikh Abdullah bin Jassim Al Thani as Ruler. The Al Thani family had lived in Qatar for 200 years. The 1916 treaty between the United Kingdom and Sheikh Abdullah was similar to those entered into by the British with other Gulf principalities. Under it, the Ruler agreed not to dispose of any of his territory except to the U.K. and not to enter into relationships with any other foreign government without British consent. In return, the British promised to protect Qatar from all aggression by sea and to lend their good offices in case of a land attack. A 1934 treaty granted more extensive British protection.

In 1935, a 75-year oil concession was granted to Qatar Petroleum Company, a subsidiary of the Iraq Petroleum Company, which was owned by Anglo-Dutch, French, and U.S. interests. High-quality oil was discovered in 1940 at Dukhan, on the western side of the Qatari peninsula. Exploitation was delayed by World War II, and oil exports did not begin until 1949.

During the 1950s and 1960s gradually increasing oil reserves brought prosperity, rapid immigration, substantial social progress, and the beginnings of Qatar,s modern history.


Ver el vídeo: La historia de Qatar y su apoyo a los Hermanos Musulmanes (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Harlan

    Comprensiblemente, gracias por su ayuda en este asunto.

  2. Jahmal

    Pido disculpas, pero, en mi opinión, no tienes razón. Puedo probarlo. Escríbeme en PM, nos comunicaremos.

  3. Farrel

    Es la convención, ni es más grande ni menos

  4. Albert

    Creo que estas equivocado. Puedo defender mi posición. Envíeme un correo electrónico a PM, hablaremos.

  5. Dozragore

    Ambos todos?



Escribe un mensaje