Artículos

Escultura de Enrique IV de Inglaterra

Escultura de Enrique IV de Inglaterra



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Las mejores obras históricas de Shakespeare & # x27s

Un riesgo ocupacional para el estudioso de Shakespeare es que las conferencias de uno en festivales literarios y en las escuelas casi siempre van seguidas de la vieja y bien intencionada pregunta: "¿Cuál es tu obra de Shakespeare favorita?" En respuesta, hago trampa, ofreciendo dos por el precio de uno: la primera y la segunda parte de Enrique IV. Shakespeare sobresalió en todos los géneros disponibles del drama isabelino, y la Enrique IV jugadas son su full house genérico, ganando el premio mayor identificado por Polonio en Aldea: "trágico-cómico-histórico-pastoral".

Como historia, las obras pintan un panorama de Inglaterra, abarcando un rango social más amplio que cualquier drama histórico anterior, a medida que la acción se mueve de la corte a la taberna, de la sala del consejo al campo de batalla, de la ciudad al país, del arzobispo y del señor presidente del tribunal a la prostituta y al ladrón. . Como comedia, cuentan la historia del viaje de un hijo pródigo desde la juventud hasta la madurez y el arte de un viejo pícaro de sobrevivir a través de bromas, cuentos y el arte de ser no solo ingenioso en sí mismo sino la causa que el ingenio está en otros hombres. Como tragedia, revelan el lento declive de un rey que no puede escapar de su pasado, junto con la precipitada desaparición de un impetuoso joven guerrero (el acaloradamente llamado Hotspur) que encarna tanto la gloria como la futilidad del heroísmo militar y, finalmente, el corazón. detener el despido de un padre sustituto.

La acción de Enrique IV Parte 1 comienza algún tiempo después de los eventos que terminaron la obra anterior de Shakespeare, Ricardo II. Henry Bullingbrook ha usurpado el trono del rey Ricardo, pero ahora los rebeldes que lo ayudaron a subir al trono se han vuelto contra él. Mientras que Ricardo II conforme a la estructura tradicional de la tragedia - la historia de la caída de un hombre poderoso - el Enrique IV las obras adoptan una perspectiva más amplia. Ricardo II había sido escrito enteramente en verso yámbico mesurado, el medio de caracteres reales y aristocráticos, mientras que largos tramos del Enrique IV las obras son en prosa flexible e inventiva, el medio de la gente común. Las escenas en Parte 2 con Justice Shallow en su huerto de Gloucestershire son lo más cercano que Shakespeare haya estado a una representación teatral de la Inglaterra rural de su propia vida temprana en Stratford-upon-Avon.

Parte 1 tiene un buen derecho a ser considerada como la obra de teatro más popular de Shakespeare en su propio tiempo. En ausencia de cifras de taquilla, tal afirmación debe medirse mediante una variedad de indicadores inferenciales. Gana en todos ellos: número de veces que el guión publicado se reimprimió antes de que las obras fueran recopiladas en el Primer Folio (seis, más que cualquier otra obra de Shakespeare) frecuencia de citas, alusiones e imitaciones en obras de otros (en este recuento, Falstaff está a la altura de Hamlet) demanda de secuelas (Parte 2 y luego Las alegres esposas de Windsor para dar al público otra dosis de Falstaff y Enrique V para seguir la historia del príncipe Hal).

Mantuvo su posición en los índices de audiencia mucho después de la muerte de Shakespeare. La mayoría de las obras tuvieron que ser reescritas en gran medida para mantener su lugar en el repertorio después de la reapertura de los teatros con la restauración de la monarquía en 1660 y durante el siglo XVIII: para adaptarse al gusto teatral de la época. , Rey Lear estaba adornado con un final feliz y Macbeth con brujas que bailan y cantan. Pero Enrique IV Parte 1 sostuvo el escenario, y fue revivido casi con tanta frecuencia como Aldea y Romeo y Julieta, con solo las alteraciones más pequeñas.

En el siglo XX, Orson Welles cosió las dos partes, echó un trozo de Enrique V en buena medida, y creó Campanas a la medianoche, una de las grandes películas de Shakespeare de todos los tiempos. En su Enrique V La película Kenneth Branagh usó flashbacks para momentos clave en cada parte, iluminando la historia de fondo del Rey Harry. Y en Mi propio Idaho privado (1991) Gus Van Sant actualizó de manera peculiar pero brillante el guión en un mundo de estafadores callejeros homosexuales y chicos ricos que huyen desde sus orígenes.

Shakespeare nunca es más contemporáneo que en estas obras. El príncipe William, que pasa un tiempo discretamente con los que duermen mal, es Hal aprendiendo el lenguaje del tapster y la prostituta. Fergie vendiendo el acceso al príncipe Andrew por dinero en efectivo es Falstaff explotando su vínculo con el príncipe.

Una de las invitaciones a conferencias más sorprendentes que he recibido fue la de hablar en una conferencia de las "oficinas familiares" de "individuos de alto poder adquisitivo". Aunque me resultó difícil imaginar lo que sería ser tan rico que necesitaras asesores que te ayudaran a mantener a tu familia en orden, acepté y resultó ser una ocasión fascinante. El objetivo era explorar cómo Shakespeare se ocupaba de los problemas de los hijos rebeldes y de la sucesión a la fortuna familiar. Tomé como ejemplo principal el caso del príncipe Hal. Excluido del amor de un padre que está demasiado ocupado luchando por mantener unido su imperio empresarial, el niño va a vivir en los barrios bajos de Eastcheap. O, como sería ahora, inhalar líneas de coca en los clubes nocturnos. Pero la sabiduría callejera que adquiera eventualmente lo convertirá en un mejor líder. Posteriormente, varias personas, tanto asesores como familiares, me dijeron que había descrito con precisión su experiencia.

Me acordé de esta sensación de que Shakespeare tiene algo que decir a mundos lejos del teatro y el aula cuando recientemente me encontré con un artículo sobre Falstaff en el lugar más improbable: el Journal of International Peace Operations. Este no es, como sugiere el título, el augusto órgano de un thinktank para ONG en el comercio de ayuda, sino más bien la revista de la casa de la Asociación Internacional de Operaciones de Paz, la organización comercial de la floreciente industria militar privada. Por supuesto, no se llaman a sí mismos "ejércitos privados", sino más bien "la industria de operaciones de estabilidad". Es reconfortante observar que Blackwater Worldwide fue expulsada de la asociación en 2007. Ahora renombrada como Xe Services, después de toda su mala publicidad en Irak, todavía no ha sido readmitida en el redil.

El artículo en cuestión se titula "Shakespeare sobre la contratación militar: lecciones de la historia sobre la contratación privada". Su autor es Gary Sturgess, ex jefe de la oficina del gabinete de Nueva Gales del Sur, "durante el cual", nos dice Wikipedia, "presentó una serie de iniciativas políticas importantes, incluida la Comisión Independiente contra la Corrupción" (que debería despedir a Falstaff y Fergie ). Sturgess es ahora director ejecutivo del Instituto Serco, "un centro de investigación que estudia la competencia y la contratación en los servicios públicos". Un artículo de 2006 en el Sydney Morning Herald lo acredita como una figura clave en el movimiento hacia la contratación de funciones fuera del estado en Australia. El Grupo Serco ahora gestiona todo, desde prisiones hasta ferrocarriles en más de 30 países, combinando, en palabras de su sitio web, "un profundo espíritu de servicio público con el conocimiento comercial que nos da la capacidad de cumplir".

Sturgess resulta estar muy bien informado sobre la delicada cuestión de las semejanzas y diferencias entre el personaje de Sir John Falstaff en Enrique IV y Sir John Fastolf en Enrique VI. También es consciente de la complicada historia por la cual el nombre original de Falstaff era Sir John Oldcastle, pero esto tuvo que ser cambiado porque su borrachera, pereza, glotonería y cobardía traducían la figura histórica de ese nombre, quien era un venerado Lollard (proto-protestante). mártir. Fue una lástima para Shakespeare y su compañía de actores que la oficina de Lord Chamberlain, el hombre a cargo de censurar obras de teatro, pasara a manos de un descendiente de Oldcastle al igual que Enrique IV estaba entrando en el repertorio.

Pero donde Sturgess realmente ha hecho sus deberes es con respecto a las finanzas para formar un ejército en el período moderno temprano, cuando no había un ejército estatal permanente. Ofrece una introducción nítida al intrigante tema del papel de Falstaff como empresario militar:

Bajo el sistema de propiedad que prevaleció en Inglaterra y el resto de Europa hasta el siglo XVIII, los regimientos eran propiedad de los coroneles y los capitanes que los reclutaban. Sus propietarios solían proporcionar armas, comida y ropa, y su brillante librea era un medio para distinguirlos de otros cuerpos.

Hasta mediados del siglo XIX, el ejército británico también dependía de los "revendedores" o "crimps", hombres que reclutaban soldados para una comisión. Sin una regulación estricta, tal sistema estaba expuesto a abusos. Tanto los criminales como los sargentos reclutadores fueron ampliamente acusados ​​de contratar hombres bajo la influencia del licor y retenerlos en contra de su voluntad.

Por lo menos, Falstaff es un engreído que llena su libro de reclutamiento con "sombras" (hombres reclutados, pero nunca suministrados) y permite que los reclutas compren su liberación. Hasta finales del siglo XVIII, sus confesiones sobre el abuso del sistema de reclutamiento provocaron estallidos de risa entre el público que conocía personalmente las prácticas que describió.

Pero es más que eso. Shakespeare probablemente pretendía que el público entendiera a Falstaff como capitán; ciertamente, las fuentes históricas del dramaturgo lo retrataron de esa manera. Y desde finales del siglo XIV cuando se desarrolla la historia, hasta principios del siglo XVII cuando se escribió la obra, los capitanes funcionaron como contratistas semiindependientes, que reunían compañías de hombres bajo un coronel, que a su vez contrataba a un comandante supremo.

En los dramas de Shakespeare, Falstaff paga los costos iniciales de su empresa de su propio bolsillo y luego intenta obtener un préstamo para financiar su empresa en vísperas de la batalla.

Ciertamente pensaría en otorgar honores de primera clase si esto apareciera como una respuesta en un trabajo final sobre la gran escena de reclutamiento en Parte 2, que viene completo con un libro de visitas y un personaje llamado "Shadow". Sturgess tiene razón sobre la continuidad de este sistema de reclutamiento hasta finales del siglo XVIII, aunque en términos de representación teatral, la historia es un poco más complicada: Parte 2, en marcado contraste con Parte 1, no se representó con frecuencia, sobre todo porque su pieza central cómica, la escena del reclutamiento, se apropió y reelaboró ​​en nuevas obras populares: la primera de George Farquhar El oficial de reclutamiento, luego Isaac Bickerstaff El sargento reclutador - que desplazó su original de Shakespeare.

Sturgess se complace en informar que el Sir John Fastolf original "se decía que había dejado una fortuna valorada en 18.000 millones de dólares en valores actuales, y ha sido descrito como el 51º individuo más rico de la historia británica. Es un recordatorio de que durante cientos de años, los gobiernos encontró una forma de contratar a particulares para la prestación de servicios militares, servicios que hoy se considerarían intrínsecamente gubernamentales ". En este punto, la audiencia de Sturgess se hace evidente: tú también puedes volverte increíblemente rico gracias a la privatización de las adquisiciones militares.

"Puede que sea un personaje divertido, pero Falstaff nos muestra que los incentivos importan": bueno, esa es una forma de interpretar la obra. Una mejor conclusión podría haber sido: "La provisión estatal está agobiada por la ineficiencia, pero la dependencia del sector privado puede verse empañada por la corrupción e inevitablemente conduce a la explotación de los pobres". Sin embargo, mientras la coalición ConDem pregunta cuáles son los servicios que debe proporcionar el estado y cuáles pueden contratarse en nombre de los "ahorros de eficiencia", hay algo de fundamento en la "lección de la historia" de que un estado- correr en contraposición a un ejército dirigido por empresarios es un fenómeno relativamente nuevo en Gran Bretaña.

Henry IV Part I se estrena en el Globe, Londres (020 7401 9919) el 6 de junio de 2010. La obra de teatro individual de Jonathan Bate para Simon Callow, Shakespeare: The Man from Stratford, tendrá su estreno mundial en el Theatre Royal Plymouth el 10 de junio de 2010. .


Primeros años

El padre de Enrique, Enrique III, había mantenido un firme control sobre la iglesia y había resuelto un cisma en Roma (1046), abriendo nuevas actividades para los reformadores. En la Pascua de 1051, el niño fue bautizado después de que los príncipes alemanes hubieran hecho un juramento de fidelidad y obediencia en la Navidad de 1050. El 17 de julio de 1053, fue elegido rey en Tribur (moderno Trebur, en Alemania) con la condición de que fuera un solo rey. En 1054 fue coronado rey en Aix-la-Chapelle (la actual Aquisgrán, en Alemania), y al año siguiente se comprometió con Bertha, hija del margrave de Turín. Cuando el emperador murió en octubre de 1056, a la edad de 39 años, la sucesión al trono y la supervivencia de la dinastía estaban aseguradas. Los príncipes del reino no pusieron objeciones cuando el gobierno nominal fue entregado al niño de seis años, para quien su piadosa y poco mundana madre se convirtió en regente. Sin embargo, la temprana muerte de Enrique III fue el comienzo de un cambio fatídico que marcó todo el reinado de su hijo. En su testamento, el difunto emperador había designado al papa Víctor II como consejero de la emperatriz, y el papa resolvió algunos de los conflictos entre los príncipes y la corte imperial que habían puesto en peligro la paz en el imperio.

Sin embargo, después de la temprana muerte de Víctor (1057), la emperatriz políticamente inepta cometió una serie de errores decisivos. Por su cuenta, y sin el beneficio del consejo de un grupo permanente de consejeros, fácilmente cedió a diversas influencias. Ella entregó el ducado de Baviera, que Enrique III había entregado a su hijo en 1055, al conde sajón Otto de Nordheim, privando así al rey de una base importante de su poder. Le dio el ducado de Suabia al conde Rudolf de Rheinfelden, quien se casó con su hija, y el ducado de Carintia al conde Berthold de Zähringen, ambos finalmente se convirtieron en oponentes de Enrique IV. La muerte del emperador también marcó la ruptura de la influencia alemana en Italia y de la estrecha relación entre el rey y los papas reformistas. Su independencia pronto se hizo evidente en las elecciones de Esteban IX y Nicolás II, que no fueron influenciadas (como bajo Enrique III) por la corte alemana en el nuevo procedimiento para la elección de los papas (1059) y en la alianza defensiva con los normandos. en el sur de Italia. Esa alianza era necesaria para los papas como una protección eficaz contra los romanos y no estaba dirigida contra el rey alemán. Sin embargo, los normandos eran considerados usurpadores y enemigos del Sacro Imperio Romano. El pacto, por lo tanto, resultó en relaciones tensas entre el Papa y la corte alemana, y esas tensiones se vieron agravadas por las demandas papales y las acciones disciplinarias tomadas por Nicolás II contra los obispos alemanes. Mientras que el rey alemán había sido conocido hasta ahora como un partidario de los reformadores, la emperatriz ahora entró imprudentemente en una alianza con los opositores italianos de la reforma de la iglesia y provocó la elección de Cadalus, obispo de Parma, como antipapa (Honorio II) contra el gobierno. Papa reinante, Alejandro II, que había sido elegido por los reformadores. Pero como ella no brindó un apoyo efectivo a Honorio, Alejandro pudo prevalecer. Su imprudente política eclesiástica fue igualada por una política sumisa oscuramente motivada en el hogar, que, mediante la cesión injustificada de las posesiones de la corona, debilitó los cimientos materiales del poder del rey y, además, alentó la rapacidad de los nobles. El creciente descontento alcanzó su punto culminante en una conspiración de los príncipes encabezada por Anno, arzobispo de Colonia, en abril de 1062. Durante una asamblea de la corte en Kaiserswerth, secuestró al joven rey y lo llevó a Colonia en barco. El intento de Henry de escapar saltando al Rin fracasó. Agnes renunció como regente y Anno asumió el gobierno, quien resolvió el conflicto con la iglesia reconociendo a Alejandro II (1064). Sin embargo, Anno era un hombre demasiado dominante e inflexible para ganarse la confianza de Enrique, de modo que Adalberto, arzobispo de Bremen, al conceder más libertad al joven y lascivo rey, ganó una influencia creciente y finalmente única. Pero lo usó para un enriquecimiento personal tan inescrupuloso que Enrique, quien fue declarado mayor de edad en 1065, tuvo que expulsarlo de la corte a principios de 1066. Ese incidente marca el comienzo del propio gobierno del rey, para el que estaba mal preparado. Los repetidos cambios en el gobierno del imperio tuvieron un efecto perturbador en el niño rey y, además, le impidieron recibir una educación regular. El egoísmo de sus tutores, el carácter disoluto de sus compañeros y la traumática experiencia de su secuestro le habían producido una falta de estabilidad moral durante sus años de pubertad. Además, su amor por el poder, típico de todos los gobernantes de su dinastía, contribuyó a una conducta a menudo caracterizada por la imprudencia y la indiscreción.

En 1069, después de tres años de matrimonio, de repente anunció su intención de divorciarse de su esposa, Bertha. Tras las protestas de los altos dignatarios de la iglesia, abandonó su plan, pero su comportamiento voluble provocó el disgusto de los reformadores. Al mismo tiempo, se enfrentó a dificultades domésticas que lo acosarían durante todo su reinado. Después de que su madre había distribuido libremente las tierras durante su regencia, comenzó a aumentar las posesiones reales en las montañas de Harz y a protegerlas con castillos, que entregó a los ministeriales de Suabia (altos funcionarios directamente responsables ante la corona). Los campesinos y los nobles de Sajonia se sintieron incitados por la despiadada recuperación de los antiguos derechos reales de los que la nobleza se había apropiado hace mucho tiempo o que se habían vuelto obsoletos y por las medidas prepotentes y severas de los ministerios de Asuntos Exteriores. Enrique intentó detener los disturbios encarcelando a Magnus, el duque de Sajonia, y privando al muy respetado Otón de Baviera de su ducado, después de haberlo acusado injustamente de planear el asesinato del rey (1070). Entonces estalló una rebelión entre los sajones, que en 1073 se extendió tan rápidamente que Enrique tuvo que escapar a Worms. Después de negociaciones con Welf IV, el nuevo duque (como Welf I) de Baviera, y con Rudolf, el duque de Suabia, Enrique se vio obligado a conceder inmunidad a los rebeldes en 1073 y tuvo que aceptar la demolición del castillo real de Harz en el tratado de paz final en febrero de 1074. Cuando los campesinos, destruyendo el castillo, también profanaron la iglesia y la tumba de uno de los hijos del rey, Enrique declaró la paz rota. Ese incidente le aseguró el apoyo de todo el imperio, y en junio de 1075 obtuvo una abrumadora victoria que resultó en la rendición de los sajones. También obligó a los príncipes en Navidad a confirmar bajo juramento la sucesión de su hijo de un año, Conrad.


Enrique IV

Enrique IV de Francia nació en 1553 y murió en 1610. Enrique IV es considerado uno de los reyes más grandes de Francia y fue fundamental para poner fin a las guerras de religión francesas. Calvinista, se convirtió al catolicismo para satisfacer los deseos del 90% o más de la población de Francia. Enrique IV fue el primero de la dinastía borbónica.

Henry fue educado como calvinista y disfrutó de la vida al aire libre. Tenía reputación de ser alegre y de buen humor. Tenía un gran amor por las mujeres y tenía al menos 56 amantes. Su apodo era el "vert galant", la chispa gay.

Durante las guerras se convertiría en el líder hugonote tras las muertes de Condé y Coligny. En 1572, se casó con Marguerite de Valois, la hija de Catalina de Medici en un esfuerzo por reconciliar todos los lados en Francia. Fue esta boda la que atrajo la reunión de nobles a París y provocó la Masacre de San Bartolomé que, en lugar de reconciliar a ambos lados, condujo a una división aún más profunda y a un enorme odio entre los hugonotes y los católicos. Henry solo le salvó la vida al convertirse al catolicismo, pero cuando escapó de París en 1576, volvió al calvinismo y tomó el mando de los hugonotes.

En 1589, la muerte de Enrique III condujo a la coronación de Enrique como Enrique IV. La firma del Edicto de Nantes en 1598 puso fin a las guerras. Su conversión al catolicismo en 1593 restableció a un rey católico en el trono y el final de la guerra con España en 1598 (el Tratado de Vervins) le dio a Enrique la libertad de reconstruir Francia.

Esto movió nuevamente a Francia hacia el absolutismo. Henry no tenía una teoría establecida sobre cómo hacer esto, pero tenía una serie de ventajas que le permitieron basarse en esta creencia.

1) Era el legítimo heredero al trono

2) Parecía representar la mejor esperanza para quienes querían estabilidad social y para quienes temían un regreso a la guerra.

3) No estaba contaminado como los Guisa con una relación con España.

Las medidas de Enrique fueron muy ad hoc, pero su principal deseo era centralizar el poder del monarca, es decir, volver a la creencia tradicional de que París gobernaba Francia, que, por supuesto, era uno de los principales agravios que tenía la nobleza tanto antes como durante. las guerras francesas de religión. La principal forma de Henry de ganarse a los nobles era utilizar el soborno, la persuasión y simplemente la amenaza de la fuerza bruta.

Henry tenía un círculo íntimo llamado Conseil des Affaires, que era un círculo de ministros de seis hombres al que Henry consultaba a diario. Henry se basó no solo en las instrucciones orales, sino también en las escritas que no podían malinterpretarse. Los intendentes se utilizaron una vez más para llevar la autoridad real a las provincias. Aquellos que sobrepasaron la marca pagaron el precio: el duque de Biron fue acusado de volverse demasiado poderoso y una amenaza para la monarquía ………… y fue ejecutado. Los Estados Generales no se llamaron principalmente porque Enrique era lo suficientemente rico como para no tener que ir con el sombrero en la mano. Solo se pidió dinero una vez en 1597; convocó a una asamblea de notables cuidadosamente seleccionada que votó por su dinero.

Después de la ejecución de Biron (por traición), Henry no se hizo cargo de la nobleza: cultivó una relación con ellos y los usó como un agente para introducir la autoridad central. Enrique fue ayudado con éxito por su primer ministro, Maximilien de Bethune, Duc de Sully.

Sully era un hugonote que luchó en las guerras de religión francesas y fue entrenado en asuntos militares. Era un hábil artillero e ingeniero que había combatido con distinción en Arques (1589) e Ivry (1590). Era muy hábil en la obtención de suministros y cuando Enrique se convirtió al catolicismo, Sully demostró ser un vínculo muy útil con los líderes hugonotes. A lo largo de los años, este militar y político altamente calificado adquirió los siguientes cargos:

Conseil d`etat Conseil des finances (jefe de ingresos) Surintendant des finances Grand voyer (jefe de comunicaciones) Grand maitre de artillerie Surintendant des batiments Gobernador de la Bastilla Gobernador de Poitou Duc de Sully Marechal de France

El principal logro de Sully fue en las finanzas. Convirtió un déficit nacional en superávit aumentando la eficiencia en lugar de reformas de gran alcance. La estructura ya estaba en su lugar, simplemente requirió la participación de Sully para mejorarla. Sully se concentró en construir una secretaría central sólida y una infraestructura provincial para que toda la organización estuviera bajo una supervisión central más estrecha. Sus principales objetivos eran atacar la corrupción y reducir los gastos. Sully tuvo que aumentar la carga tributaria, repartirla de manera más equitativa y aumentar la cantidad de dinero que realmente llegaba al Tesoro. Redujo los intereses del dinero prestado por la corona y comenzó a recomprar las tierras reales vendidas para reunir capital para la corona. Sully trajo la racionalidad al sistema financiero, es decir, antes de Sully había 1,7 millones de parroquias en Francia, que redujo a 40.000 y, de hecho, finalmente se redujo a 22.600. Esto facilitó mucho la recaudación de impuestos y ayudó a aumentar los ingresos de la corona. De hecho, Henry incluso tenía dinero para comprar regalos caros para sus muchas amantes.

1) Los privilegios fiscales de la nobleza y el clero fueron defendidos por los Parléments y, por lo tanto, aquellos que tenían más dinero estaban esencialmente libres de impuestos. Aquellos que tenían que asumir la carga de las demandas fiscales eran los menos capaces de pagar.

2) Una de las reformas de Sully fracasó. En 1604 presentó la Paulette. Se trataba de un impuesto anual de 1/60 del valor de los cargos que se ocupaban de forma hereditaria. Esto enfureció a los hombres involucrados y se hizo enemigos al hacer esto.

A corto plazo aportó algo de dinero y adjuntó el Servicio Civil al Estado, aumentando así el absolutismo. Pero no había ninguna garantía de que con este sistema el titular de un cargo no fuera incompetente y que un hijo no lo sería también. Por lo tanto, las reformas de Sully a nivel financiero obviamente se vieron amenazadas por esto.


Ближайшие родственники

Sobre Enrique IV de Inglaterra

Hay varios "desacuerdos / conflictos" con respecto a su fecha de nacimiento y la fecha y el lugar de sus primeros matrimonios.

como puede ver, Wikipedia tiene su fecha de nacimiento el 15 de abril de 1367

otras referencias tienen el 3 o 4 de abril, así como el año de nacimiento de 1366

primeros matrimonios (de wikipedia)

& quot; La fecha y el lugar del primer matrimonio de Enrique, con Mary de Bohun, son inciertos, pero su licencia de matrimonio, comprada por el padre de Enrique, Juan de Gante, en junio de 1380 se conserva en los Archivos Nacionales. La fecha aceptada para la ceremonia es el 5 de febrero de 1381, en la casa familiar de Mary en Rochford Hall, Essex. [2] Alternativamente, el cronista casi contemporáneo Jean Froissart informa un rumor de que la hermana de Mary, Eleanor de Bohun, secuestró a Mary del castillo de Pleshey y la retuvo en el castillo de Arundel, donde la mantuvieron como monja novicia. La intención de Eleanor era controlar la mitad de la herencia de Bohun de Mary ( o permitir que su esposo, Thomas de Woodstock, primer duque de Gloucester, lo controle). [24] [25] Allí persuadieron a Mary para que se casara con Henry. Tuvieron seis hijos & quot

otras referencias dan el 27 de julio de 1380 y también el año de matrimonio como 1381

`` Enrique IV (15 de abril de 1367 & # x2013 20 de marzo de 1413) fue Rey de Inglaterra y Señor de Irlanda (1399 & # x20131413). Fue el décimo rey de Inglaterra de la Casa de Plantagenet y también afirmó el derecho de su abuelo al título de rey de Francia. Nació en el castillo de Bolingbroke en Lincolnshire, de ahí su otro nombre, Henry (de) Bolingbroke / & # x02c8b & # x0252l & ​​# x026a & # x014bbr & # x028ak /. Su padre, Juan de Gante, era el tercer hijo de Eduardo III y disfrutó de una posición de considerable influencia durante gran parte del reinado del primo de Enrique, Ricardo II, a quien Enrique finalmente depuso. La madre de Henry era Blanche, heredera de las considerables propiedades de Lancaster, por lo que se convirtió en el primer rey de Inglaterra de la rama de Lancaster de Plantagenets. ''

[S4] C.F.J. Hankinson, editor, DeBretts Peerage, Baronetage, Knightage and Companionage, año 147 (Londres, Reino Unido: Odhams Press, 1949), página 20. En adelante citado como DeBretts Peerage, 1949.

[S6] G.E. Cokayne con Vicary Gibbs, H.A. Doubleday, Geoffrey H. White, Duncan Warrand y Lord Howard de Walden, editores, The Complete Noblea de Inglaterra, Escocia, Irlanda, Gran Bretaña y el Reino Unido, Extant, Extinct or Dormant, nueva ed., 13 volúmenes en 14 (1910 -1959 reimpresión en 6 volúmenes, Gloucester, Reino Unido: Alan Sutton Publishing, 2000), volumen III, página 258. En adelante, se cita como The Complete Peerage.

[S6] Cokayne y otros, The Complete Peerage, volumen II, página 70.

[S7] # 44 Histoire de la maison royale de France anciens barons du royaume: et des grands officiers de la couronne (1726, reimpresión 1967-1968), Saint-Marie, Anselme de, (3ª edición. 9 volúmenes. 1726. Reimpresión París: Editions du Palais Royal, 1967-1968), FHL book 944 D5a FHL microfilms 532,231-532,239., Vol. 1 p. 286, 453, 592.

[S11] Alison Weir, Familias reales de Gran Bretaña: The Complete Genealogy (Londres, Reino Unido: The Bodley Head, 1999), páginas 122,127. En lo sucesivo citado como Familias Reales de Gran Bretaña.

[S13] # 379 [7a edición, 1992] Raíces ancestrales de ciertos colonos estadounidenses, que llegaron a América antes de 1700: el linaje de Alfredo el Grande, Carlomagno, Malcolm de Escocia, Robert el Fuerte y algunos de sus descendientes (7a edición , 1992), Weis, Frederick Lewis, (séptima edición. Baltimore: Genealogical Publishing Company, c1992), libro FHL 974 D2w 1992., p. 4 línea 1A: 32.

[S14] # 236 Encyclop & # x00e9die g & # x00e9n & # x00e9alogique des maisons souveraines du monde (1959-1966), Sirjean, Gaston, (París: Gaston Sirjean, 1959-1966), FHL libro 944 D5se., Vol. 1 pt. 2 p. 64.

[S15] Les Valois (1990), Van Kerrebrouck, Patrick, (Villeneuve d'Ascq [Francia]: P. Van Kerrebrouck, 1990), libro FHL 929.244 V247k., P. 118.

[S16] # 894 Cahiers de Saint-Louis (1976), Louis IX, Roi de France, (Angers: J. Saillot, 1976), FHL libro 944 D22ds., Vol. 1 p. 4, 18, vol. 2 p. 83, vol. 11 p. 833, vol. 30 p. 12, 39.

[S18] Matthew H.C.G., editor, Dictionary of National Biography en CD-ROM (Oxford, Reino Unido: Oxford University Press, 1995). En adelante citado como Diccionario de Biografía Nacional.

[S23] # 849 Guía de Burke para la familia real (1973), (Londres: Nobleza de Burke, c1973), libro FHl 942 D22bgr., P. 199, 202.

[S37] # 93 [Versión del libro] The Dictionary of National Biography: from the Earliest Times to 1900 (1885-1900, reimpresión 1993), Stephen, Leslie, (22 volúmenes. 1885-1900. Reimpresión, Oxford, Inglaterra: Universidad de Oxford Press, 1993), libro FHL 920.042 D561n., Vol. 9 p. 289-290 vol. 22 p. 43-55 vol. 26 p. 31-42, 56-59, 69-94.


El rey Eduardo III había engendrado muchos hijos, el mayor, Eduardo, el Príncipe Negro, falleció antes que el viejo rey, pero no antes de que él mismo tuviera un hijo: Ricardo. Cuando murió Eduardo III, la corona pasó a Ricardo cuando solo tenía 10 años. Otro de los hijos del difunto rey, Juan de Gante, fue regente del joven Ricardo. Henry era el hijo de John of Gaunt.

Cuando Gaunt partió para una extensa expedición a España en 1386, Enrique, que ahora tenía unos 20 años, se convirtió en uno de los cinco principales oponentes a la corona conocido como el "apelante de los señores". Juntos hicieron con éxito un "llamamiento por traición" para prohibir a los más cercanos a Richard. Se produjo una lucha política durante unos tres años, momento en el que Richard comenzó a recuperar parte de su autonomía, pero el regreso de Juan de Gante desencadenó una reconciliación.

Henry luego se fue de cruzada en Lituania y Prusia, tiempo durante el cual su padre murió y Richard, todavía resentido con los apelantes, se apoderó de las propiedades de Lancaster que eran legítimamente de Henry. Enrique regresó a Inglaterra para tomar sus tierras por la fuerza de las armas. Richard estaba en Irlanda en ese momento, y mientras Henry procedía de Yorkshire a Londres, atrajo a su causa a muchos magnates poderosos, a quienes les preocupaba que sus derechos de herencia pudieran estar en peligro como lo había hecho el de Henry. Para cuando Richard regresó a Londres, no le quedaba ningún apoyo, y abdicó, Henry fue posteriormente declarado rey por el Parlamento.

Pero aunque Enrique se había comportado de forma bastante honorable, se le consideraba un usurpador y su reinado estuvo plagado de conflictos y rebeliones. Muchos de los magnates que lo habían apoyado para derrotar a Richard estaban más interesados ​​en construir sus propias bases de poder que en ayudar a la corona. En enero de 1400, cuando Ricardo todavía estaba vivo, Enrique anuló una conspiración de los partidarios del rey depuesto.

Más tarde ese año, Owen Glendower inició una rebelión contra el dominio inglés en Gales, que Enrique no pudo sofocar con ningún éxito real (aunque su hijo Enrique V tuvo mejor suerte). Glendower se alió con la poderosa familia Percy, fomentando una mayor resistencia inglesa al gobierno de Henry. El problema de Gales persistió incluso después de que las fuerzas de Henry mataron a Sir Henry Percy en la batalla de 1403, los franceses ayudaron a los rebeldes galeses en 1405 y 1406. Y Henry también tuvo que lidiar con conflictos intermitentes en el hogar y problemas fronterizos con los escoceses.

La salud de Henry comenzó a deteriorarse y fue acusado de administrar mal los fondos que recibió en forma de subvenciones parlamentarias para financiar sus expediciones militares. Negoció una alianza con los franceses que estaban librando la guerra contra los borgoñones, y fue en esta tensa etapa de su difícil reinado cuando quedó incapacitado a finales de 1412, muriendo varios meses después.


¿Fueron los dieciséis retratos pintados por el mismo artista?

Visualmente, se desprende del estilo de los retratos de este conjunto que no todos han sido pintados por una sola persona. It was previously suggested that the portraits of William I, Henry II, and the later monarchs from Edward III onward were painted by one artist, and that the portraits of Henry I, Stephen, John and Henry III were by another, but technical analysis has revealed that a more complex network of painters and craftsmen were involved in the making of this set.

Several portraits can be grouped together as follows:

The ‘Crooked eye’ group

The portraits of Henry I, Stephen, John and Henry III (erroneously inscribed ‘Edwardus’) are very similar in style and it has previously been suggested that they were produced by the same artist or workshop. This has been confirmed by technical analysis, which points to strong links between these paintings. The results indicate that the portraits of Stephen, John and Henry III were produced by a single painter and the portrait of Henry I was produced by a second artist working in a very similar style, probably in the same workshop.

Técnica

The panels and the pigments used are comparable in all four portraits and a similar painting style has been used for each. For example, microscopic analysis of the painted surface has revealed that in each case the flesh paint has been applied with a characteristic softly blended technique. In addition, the mordant (the preparatory layer beneath the areas of gold leaf) has been applied in a similar way in all four portraits.

Photomicrographs of Stephen and Henry I

Underdrawing

The drawing underneath the paint layers is also very similar across the group. Infrared reflectography allows us to see that the artists have used extensive drawing to mark out the pattern before applying the paint. In general, the artist appear to have been more confident when marking out the faces, which are drawn in a less sketchy way than the costume, indicating an established pattern was employed for this part of the composition in each case.

Infrared reflectogram mosiacs of John and Henry III

Fuentes

Detail from Stephen - eyes

In terms of their design and composition, all four portraits relate to a series of woodcuts published in 1597, matching these designs more closely than others in the set (see below for more information on the woodcuts). The portrait of Henry III has a drooping eyelid, a physical condition that was recorded in medieval chronicles and repeated in sixteenth-century written histories including Holinshed’s Crónicas, which was first published in 1577. Although the portrait of Henry III in this set does appear to have been based on the 1597 woodcut, this aspect of the king’s appearance has been emphasised in the painting, which suggests that written descriptions may also have informed the design of these portraits. Like the others in the group, the portrait of Stephen also appears to have been based on the 1597 woodcut. In both images the king is depicted with slightly crooked eyes. There is no documentary evidence that he looked like this in reality. Instead, it is likely that this design was ultimately based on a forward-facing image of the king in a medieval manuscript illustration in which his eyes were depicted in this way unintentionally. King John’s eyes are also slightly crooked, possibly because the artist found it difficult to paint a face in a half-profile position.

Dating and dendrochronology

Further evidence that these portraits were produced as a group has been supplied by dendrochronology (tree-ring dating): the panel used for the portrait of Stephen is made of wood from two trees, one of which was also used to make the panel for the Henry III portrait, and the other, for the portrait of John. The two boards used to make the panel for Stephen come from trees for which the earliest possible felling dates are 1585 and 1592, which means that the paintings cannot have been made before 1592.


Contenido

Catherine of Valois was the youngest daughter of King Charles VI of France and his wife Isabeau of Bavaria. [3] She was born at the Hôtel Saint-Pol (a royal palace in Paris) on 27 October 1401. Early on, there had been a discussion of marrying her to the Prince of Wales, the son of Henry IV of England, but the king died before negotiations could begin. In 1414, the prince, now Henry V, re-opened discussion of the match, along with a large dowry and acknowledgement of his right to the throne of France.

While some authors have maintained that Catherine was neglected as a child by her mother, a more modern examination of the evidence suggests otherwise. According to the financial accounts of her mother, toys befitting a French princess were purchased, religious texts were provided, and Catherine was sent to the convent in Poissy to receive a religious education. [4]

Henry V went to war with France, and even after the great English victory at Agincourt, plans for the marriage continued. Catherine was said to be very attractive and when Henry finally met her at Meulan, he became enamoured. In May 1420, a peace agreement was made between England and France, the Treaty of Troyes, and Charles acknowledged Henry of England as his heir. Catherine and Henry were married at the Parish Church of St John or at Troyes Cathedral on 2 June 1420. Catherine went to England with her new husband and was crowned queen in Westminster Abbey on 23 February 1421. In June 1421, Henry returned to France to continue his military campaigns.

By this time, Catherine was several months pregnant and gave birth to a son named Henry on 6 December 1421 at Windsor. Her husband never saw their child. During the siege of Meaux, he became sick and died on 31 August 1422, just before his 36th birthday. [5] Catherine was not quite 21 and was left a queen dowager. Charles VI died a couple of months after Henry V, making the young Henry VI king of England and English-occupied northern France. Catherine doted on her son during his early childhood.

Catherine was still young and marriageable, a source of concern to her brother-in-law Humphrey, Duke of Gloucester, the guardian of her son. Rumours abounded that Catherine planned to marry Edmund Beaufort, Count of Mortain, her late husband's cousin. The Duke of Gloucester was strongly against the match, however, and the Parliament of 1427–8 passed a bill which set forth the provision that if the queen dowager remarried without the king's consent, her husband would forfeit his lands and possessions, although any children of the marriage would not suffer punishment. The king's consent was contingent upon his having attained his majority. At that time, the king was only six years old.

Catherine lived in the king's household, presumably so she could care for her young son, but the arrangement also enabled the councillors to watch over the queen dowager herself. Nevertheless, Catherine entered into a sexual relationship with Welshman Owen Maredudd Tudor, who, in 1421, in France, had been in the service of Henry V's steward Sir Walter Hungerford. Tudor was probably appointed keeper of Catherine's household or wardrobe. The relationship began when Catherine lived at Windsor Castle, and she became pregnant with their first child there. At some point, she stopped living in the King's household and in May 1432 Parliament granted Owen the rights of an Englishman. This was important because of Henry IV's laws limiting the rights of Welshmen.

There is no known date of Catherine's marriage to Owen, [6] and yet there is no contemporaneous evidence that the validity of the marriage and the legitimacy of her children were questioned in secular or canon law. [7] From the relationship of Owen Tudor and Queen Catherine descended the Tudor dynasty of England, starting with King Henry VII. Tudor historians asserted that Owen and Catherine had been married, for their lawful marriage would add respectability and stronger royal ties to the claims of the Tudor dynasty.

Owen and Catherine had at least six children. Edmund, Jasper, and Edward were all born away from court. They had one daughter, Margaret, who became a nun and died young.

Catherine died on 3 January 1437, shortly after childbirth, in London, and was "buried in the old Lady chapel" of Westminster Abbey. [8] While the death date is not in question the cause is, with an equal number of records stating that she did not die as a result of childbirth, but entered Bermondsey Abbey, possibly seeking a cure for an illness that had troubled her for some time. She made her will just three days before her death. She now rests at Westminster Abbey in Henry V's Chantry Chapel. After her death, Catherine's enemies decided to proceed against Owen for violating the law of the remarriage of the queen dowager. Owen appeared before the council, was subsequently arrested, and taken to Newgate Prison. [9] He tried to escape from Newgate Prison in early 1438 and eventually ended up at Windsor Castle in July of that year. [9]

Meanwhile, Owen and Catherine's two older sons, Edmund and Jasper, went to live with Katherine de la Pole, Abbess of Barking and sister of William de la Pole, 1st Duke of Suffolk. Sometime after 1442, the king (their half-brother) took a role in their upbringing. Owen, their father, was eventually released on £2000 bail, but was pardoned in November 1439 (and the bail cancelled in 1440). Owen was treated well afterwards and was a member of the king's household until the mid-1450s. He lived until 1461, when he was executed by the Yorkists following the Battle of Mortimer's Cross in Herefordshire. Their sons were given earldoms by Catherine's son King Henry VI. Edmund married Margaret Beaufort, a descendant of John of Gaunt who had consequently a distant but disputed claim to the throne following the elimination by war of most other candidates, their son became King Henry VII.

The wooden funeral effigy which was carried at Catherine's funeral still survives at Westminster Abbey, and was previously on display in the Westminster Abbey Museum in the Undercroft. It is now displayed in the new Queen's Diamond Jubilee Gallery in the abbey triforium. Her tomb originally boasted an alabaster memorial, which was deliberately destroyed during extensions to the abbey in the reign of her grandson, Henry VII. It has been suggested that Henry ordered her memorial to be removed to distance himself from his illegitimate ancestry. At this time, her coffin lid was accidentally raised, revealing her corpse, which for generations became a tourist attraction. In 1669 the diarist Samuel Pepys kissed the long-deceased queen on his birthday:

On Shrove Tuesday 1669, I to the Abbey went, and by favour did see the body of Queen Catherine of Valois, and had the upper part of the body in my hands, and I did kiss her mouth, reflecting upon it I did kiss a Queen: and this my birthday and I thirty-six years old and I did kiss a Queen.

Catherine's remains were not properly re-interred until the reign of Queen Victoria.


King Henry VII (1485 - 1509)

Henry was the son of Edmund Tudor, Earl of Richmond, who died before Henry was born, and Margaret Beaufort, a descendant of Edward III through John of Gaunt, Duke of Lancaster. Although the Beaufort line, which was originally illegitimate, had been specifically excluded (1407) from all claim to the throne, the death of the imprisoned Henry VI (1471) made Henry Tudor head of the house of Lancaster. At this point, however, the Yorkist Edward IV had established himself securely on the throne, and Henry, who had been brought up in Wales, fled to Brittany for safety.

The death of Edward IV (1483) and accession of Richard III, left Henry the natural leader of the party opposing Richard, whose rule was very unpopular. Henry made an unsuccessful attempt to land in England during the abortive revolt (1483) of Henry Stafford, Duke of Buckingham. Thereafter he bided his time in France until 1485 when, aided by other English refugees, he landed in Wales. At the battle of Bosworth Field, Leicestershire, he defeated the royal forces of Richard, who was killed. Henry advanced to London, was crowned, and in 1486 fulfilled a promise made earlier to Yorkist dissidents to marry Edward IV's daughter, Elizabeth of York. He thus united the houses of York and Lancaster, founding the Tudor royal dynasty.

Although Henry's accession marked the end of the Wars of the Roses, the early years of his reign were disturbed by Yorkist attempts to regain the throne. The first serious attempt, an uprising in favour of the imposter Lambert Simnel, was easily crushed (1487). In 1494, Henry sent Sir Edward Poynings to Ireland to consolidate English rule there. Poynings drove out of Ireland the Yorkist pretender Perkin Warbeck, who then sought support from the Scottish king, James IV. James attempted (1496) to invade England, but the next year, under pressure from Spain, he expelled Warbeck. The latter was defeated shortly thereafter in an attempted invasion of Cornwall. A truce (1497) between England and Scotland was followed by the marriage (1503) of Henry's daughter Margaret Tudor to James a marriage that led ultimately to the union of the monarchies of England and Scotland.

Henry succeeded in crushing the independence of the nobility by means of a policy of forced loans and fines. His chancellor, Cardinal Morton, was made responsible for the collection of these fines, and they were enforced by the privy councillors Empson and Dudley. Henry married his son Arthur to Catharine of Arag n, daughter of Ferdinand II of Arag n and Isabella of Castile, his daughter Margaret to James IV of Scotland, and his youngest daughter Mary to Louis XII of France. After Arthur died in 1502, an agreement was reached by which Catharine married Arthur's brother Henry (later Henry VIII).


Timeline of King Henry IV

Timeline of King Henry IV - Information - Timelines - Time Line - Time Lines - Facts - Middle Ages Timeline Info - Information about Middle Ages Timeline - History of Middle Ages Timeline - Key people - Key Dates - Timelines - Time Line - Time Lines - Interesting Facts and information with key dates - Medieval era - Medieval period - History - Timelines - Time Line - Time Lines - Facts - Middle Ages Timeline Info - Information about Middle Ages Timeline - History of Middle Ages Timeline - Key people - Key Dates - Timelines - Time Line - Time Lines - Interesting Facts and information with key dates - Medieval era - Medieval period - History - Timeline of King Henry IV - Written By Linda Alchin


Ver el vídeo: Sculptor Video - Greg Wyatt - Shakespeares Henry IV (Agosto 2022).